Belleza

5 cosas que hacemos todos los días y que envejecen nuestra piel

¿Sabías qué dormir con la cara sobre la almohada y usar un limpiador facial equivocado puede provocar la aparición de arrugas y líneas de expresión?

La piel del rostro es una de las más delicadas, y a menudo tiende a marcarse antes de tiempo con arrugas, líneas de expresión y manchas, lo que hace que parezca envejecido pese a que utilicemos hidratantes de piel y rutinas de belleza diaria. ¿Por qué sucede esto? Hay pequeñas cosas que hacemos (o que dejamos de hacer) que sin darnos cuenta y sin darles demasiada importancia, infravaloramos, cuando en realidad son algunos aspectos fundamentales que nos ayudan a tener una piel más sana y joven.

Hoy veremos 5 cosas que hacemos a diario que envejecen rápidamente nuestra piel:

No aplicar bloqueador solar a diario.

El sol es uno de los enemigos más letales de la piel. Es cierto que por un lado nos ayuda a tener un cutis más sano y luminoso, pero también puede ser perjudicial para la misma porque provoca su envejecimiento prematuro, volviéndola más seca, deshidratada y, en los casos más severos, provocando la aparición de manchas solares y arrugas. Por todos estos efectos es que la importancia del bloqueador solar nunca debe ser subestimada, incluso durante el invierno y aunque estemos en la ciudad.

También te recomendamos cremas hidratantes que contengan FPS en su interior o aplicar protector solar después de la crema hidratante. El protector solar que debería usarse para la ciudad debe tener un FPS alto, especialmente durante el verano y para las pieles más claras. Te recomendamos elegir un FPS de 30 o 50.

Lavarse la cara utilizando el limpiador equivocado.

Seguramente creas que esto es algo trivial, pero usar el limpiador facial equivocado es uno de los principales causantes del envejecimiento prematuro de la piel. Cuando se usa un limpiador demasiado duro, la piel se ve sometida a estrés excesivo, secándose y deshidratándose. Esto sucede porque la película hidrolipídica pierde su equilibrio, cansando la piel y generando la aparición de manchas.

Te recomendamos elegir un limpiador adecuado para tu tipo de piel y que sea dedicado solo a la limpieza del rostro. Puedes utilizarlo durante la mañana antes de salir y para la limpieza nocturna antes de ir a descansar.

Deja de desmaquillarte usando toallitas.

Desmaquillarse correctamente es crucial para tener una piel bonita y saludable. Aunque no lo creas, las toallitas desmaquillantes no son útiles para mantener la calidad facial. Es cierto que son cómodas y prácticas, ya que quitan el maquillaje con rapidez, pero siempre dejan algún rastro e impurezas en el rostro que contribuyen al deterioro de la piel.

Te recomendamos reemplazarlas por un desmaquillante multiuso como el agua micelar para retirar el maquillaje de la cara. Otra opción válida son las mantas desmaquillantes, las cuales son igual de fáciles y rápidas.

No beber la suficiente agua.

Esto es algo que todos sabemos, mantenernos hidratados beneficia a nuestro organismo, incluida la piel, ya que le permite mantenerse brillante y suave, además de que ayuda a desaparecer la resequedad en los labios y tener una tez más compacta y homogénea. Cuando la piel mantiene su elasticidad se marca mucho menos, ayudando a evitar las arrugas y las líneas de expresión prematuras.

Dormir con el rostro sobre la almohada.

Sí, la forma en la que descansamos también puede influir en la aparición de arrugas y líneas de expresión. De hecho, si duermes con la cara sobre la almohada, tu piel rozará con ella, causando una fricción que a mediano y largo plazo promoverá al envejecimiento prematuro de la piel. ¿Qué se puede hacer al respecto? Si no puedes dormir boca arriba, consigue una funda de almohadas que esté hecha de seda, la cual evitará la fricción excesiva y violenta contra el rostro. Además, las fundas de seda no absorben las cremas, mascarillas y tratamientos que te aplicas antes de ir a dormir, cosa que si sucede con las fundas de algodón.