Cinco errores imperdonables cuando haces la pizza en casa

Para aquellos amantes de la buena mesa, pero también para los que no son muy buenos cocinando, algunos expertos en cocina nos enseñan algunos secretos para la preparación del plato típico italiano: la pizza.

Ya sea roja o blanca, saludable o sazonada, tradicional o sin gluten, la pizza es una verdadera maravilla de la cultura italiana, un hermoso país que quiere salir del período negro que generó el coronavirus, para dedicarse a las riquezas de su territorio. A continuación, te decimos los errores más comunes que a menudo cometemos en la cocina cuando preparamos pizza.

5 errores que debes evitar para lograr una excelente pizza casera

Mozzarella con mucha leche o suero

Un ingrediente que no puede faltar en una pizza es la mozzarella. El error más común que se comete es cortarlo y enseguida ponerlo en la pizza. Por el contrario, esto debe hacerse solo después de haberla exprimido, quizás metiéndola en un colador y triturándola con un tenedor, o cortando la mozzarella el día anterior. De esta manera, se evita el efecto “acuoso” de la mozzarella fibrosa.

Un tipo de harina para cada receta

Este error puede comprometer el resultado final de la pizza. Es importante saber que cada tipo de receta requiere una determinada harina durante el tiempo específico de masa madre. Por lo tanto, el tipo de harina afectará a la masa madre debido a sus diferentes características. De modo que, se deben seguir estrictamente los pasos correctos con los ingredientes adecuados.

Manipular demasiado la masa

En ocasiones nos dejamos llevar y tendemos a manejar demasiado la masa, especialmente al crear porciones. Por ello, mover la masa demasiado puede generar malos resultados. Así que ten cuidado.

Extender la pizza con rodillo

Los expertos en pizza recomiendan extender la masa a mano. Esto debido a que las palmas de las manos ayudarán a que la masa se expanda en un abrir y cerrar de ojos, logrando la forma deseada.

No es necesario el azúcar

Por su parte, el azúcar solo es esencial para mejorar la masa madre y se suele añadir con levadura para facilitar su reacción.