Viajes

Cinco formas diferentes de viajar

Este 2019, ¿Decidiste ir más al gimnasio? ¿comer menos dulces, beber menos café? Cualquiera que sea el propósito que te propongas, añadiré otro. De hecho, cinco más, todos basados en viajes. Cinco es mucho, pero incluso si pudieras quedarte con dos o tres, ese sería un buen promedio. Aquí están mis consejos para el 2019. Estamos a finales de marzo. Tienes 9 meses para ponerlos en práctica.

  1. Visita un lugar que nunca has visto antes. Puede ser el viaje que has tenido en mente durante mucho tiempo, o el que te viene a la mente en cinco minutos. Ve donde nunca has estado, ábrete a lo nuevo. Saca ese viejo artículo que habías recortado y ponlo a un lado pensando que algún día te sería útil. Busca en los archivos de Aurana, o en los de tu memoria, y encuentra el destino que has tenido en mente durante tanto tiempo y organiza un viaje.
  1. Vuelve a un lugar que ya has visto. Creo que siempre es una buena idea volver sobre los mismos pasos. Un lugar que ya hemos visitado por segunda o tercera vez puede dar un placer diferente y quizás aún mayor. Es como releer un libro que ya has leído o ver una película que ya has visto. Nunca es tiempo perdido. Siempre hay algo que no hemos notado a primera vista y que en la euforia de visitar un nuevo lugar se nos ha olvidado.
  2. Quédate uno o dos días más de lo habitual. «¿Cuántos días se necesitan para visitar un lugar determinado?» Esa es una pregunta que me hago a menudo. Por lo general, calculamos tiempo del viaje en relación con lo que vayamos a visitar, que suelen ser los principales lugares turísticos, y luego regresamos a casa. Así que, en 2019, tómate uno o dos días más y permítete un tiempo para descansar, tomarte un café, observar a la gente y hacer amistad con alguien del lugar. Esa la mejor manera de conocer una localidad.
  3. Haz un viaje sola. Deja a todos en casa y toma tu propio espacio. Haz un viaje de relax, elije un destino cercano, un fin de semana no muy lejos de casa. No necesitas cruzar el mundo si no tienes tiempo o si no tienes ganas. Pero viaja acompañada sólo de tus pensamientos y de tu compañía. Verás que te gustará muchísimo a tu regreso y se convertirá en un hábito del que ya no podrás prescindir.
  4. Haz un viaje “diferente” de lo normal. Elije un viaje de descubrimiento, un viaje «sostenible», un fin de semana deportivo, únete a un grupo de voluntarios. En resumen, haz un viaje que sea diferente de lo que haces normalmente. Ponte a prueba, prueba tu resistencia, curiosidad y adaptabilidad. Te sorprenderás de ti misma.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.