¿Necesitas contactar al equipo editorial? Envía tus correos electrónicos a [email protected] o ve a nuestro formulario.
BellezaEstilo de vida

5 remedios caseros (comprobados) para combatir el acné

El acné es una de las condiciones cutáneas más comunes que afectan a millones de personas en todo el mundo. Aunque suele comenzar durante la adolescencia, también afecta a muchos bebés y adultos en diversos grados.

¿Qué causa el acné?

El acné es una afección multifactorial, impulsada por una combinación de factores hormonales, bacterias y la inflamación de la piel.

Durante la adolescencia, los niveles hormonales experimentan cambios significativos. Estos cambios pueden provocar el crecimiento excesivo y la sobreactividad de las glándulas sebáceas de la piel. Cuando estas glándulas producen demasiado sebo y los poros se obstruyen, las bacterias presentes en la piel se multiplican y causan inflamación.

Bacterias y la inflamación de la piel

La presencia de bacterias en la piel y la inflamación son factores clave en el desarrollo del acné. Las bacterias, como la Propionibacterium acnes, prosperan en un entorno obstruido y se multiplican, causando una respuesta inflamatoria en la piel, lo que produce las lesiones características del acné, como los granos y las espinillas.

Cuidado diario de la piel

Un cuidado diario adecuado de la piel es fundamental para mantenerla limpia y libre de imperfecciones. Aquí hay algunas prácticas recomendadas:

Lavado facial adecuado: lávate la cara dos veces al día con un limpiador suave y no abrasivo. Evita frotar con fuerza, ya que esto puede irritar la piel y empeorar el acné.

Productos suaves y no abrasivos: utiliza productos suaves y no comedogénicos que no obstruyan los poros. Busca productos etiquetados como «oil-free» o «sin aceite» para evitar que añadan más grasa a tu piel.

Cuidado del cabello: mantén tu cabello limpio y evita que el aceite y los productos para el cabello entren en contacto con tu piel. El aceite del cabello puede obstruir los poros y contribuir al desarrollo de brotes de acné en la frente y la espalda.

Maquillaje sin aceite: si usas maquillaje, elige productos libres de aceite y no comedogénicos. Asegúrate de remover completamente el maquillaje antes de dormir para permitir que la piel respire y se regenere durante la noche.

Remedios caseros para el acné

Además de los tratamientos médicos, existen varios remedios caseros que pueden ayudar a combatir el acné de forma natural. Estos remedios no son una cura milagrosa, pero pueden ser efectivos para reducir el acné leve a moderado. Aquí hay algunos remedios caseros populares:

Aceite de árbol de té: el aceite de árbol de té tiene propiedades antimicrobianas y antiinflamatorias que pueden ayudar a combatir las bacterias causantes del acné y reducir la inflamación. Aplica una pequeña cantidad de aceite diluido en agua sobre las áreas afectadas.

Miel y canela: la mezcla de miel y canela puede tener propiedades antibacterianas y antiinflamatorias. Prepara una pasta mezclando miel cruda y canela en polvo, y aplícala sobre las áreas afectadas durante 10-15 minutos antes de enjuagar.

Aloe vera: el gel de aloe vera tiene propiedades antiinflamatorias y cicatrizantes que pueden ayudar a calmar la piel inflamada y reducir la apariencia de las cicatrices del acné. Aplica gel de aloe vera fresco sobre las áreas afectadas y déjalo actuar durante 15-20 minutos antes de enjuagar.

Vinagre de sidra de manzana: el vinagre de sidra de manzana puede tener propiedades antimicrobianas y astringentes que pueden ayudar a equilibrar el pH de la piel y reducir la inflamación. Diluye el vinagre de sidra de manzana con agua y aplícalo sobre las áreas afectadas con un algodón.

Foto Freepik

Alimentación saludable y el acné

La alimentación también juega un papel importante en la salud de la piel y puede tener un impacto en el desarrollo del acné.

Alimentos ricos en antioxidantes: incorpora alimentos ricos en antioxidantes en tu dieta, como frutas y verduras de colores brillantes. Estos alimentos pueden ayudar a combatir el estrés oxidativo y reducir la inflamación en la piel.

Evitar alimentos procesados: evita los alimentos procesados, azucarados y grasos, ya que pueden aumentar la producción de sebo y la inflamación en la piel. Opta por alimentos frescos y naturales en su lugar.

Mantenerse hidratado: beber suficiente agua es esencial para mantener la piel hidratada y saludable. La hidratación adecuada puede ayudar a eliminar toxinas del cuerpo y mantener los poros despejados.

Suplementos nutricionales: algunos suplementos nutricionales, como el zinc y la vitamina A, pueden ser beneficiosos para el tratamiento del acné. Sin embargo, es importante hablar con un profesional de la salud antes de comenzar cualquier suplemento.

Tratamientos médicos para el acné

Estos son algunos de los tratamientos médicos más comunes para el acné:

Cremas y geles tópicos: las cremas y geles tópicos que contienen ingredientes como peróxido de benzoilo, ácido salicílico o retinoides pueden ayudar a reducir la inflamación y eliminar las obstrucciones de los poros. Estos productos suelen aplicarse directamente sobre las áreas afectadas.

Antibióticos orales: en algunos casos, se pueden recetar antibióticos orales para tratar el acné inflamatorio. Los antibióticos ayudan a reducir la cantidad de bacterias en la piel y pueden ser efectivos para casos más graves.

Isotretinoína: la isotretinoína es un medicamento oral muy potente que se utiliza para tratar el acné grave y resistente a otros tratamientos. Este medicamento puede tener efectos secundarios significativos y debe ser recetado y supervisado por un dermatólogo.

2.3/5 - (3 votos) ¿Le resultó útil este artículo?
Lee también:
Veronica Pereira