Cinta de correr en casa: 4 consejos para sacar el máximo partido

Las malas condiciones meteorológicas y las bajas temperaturas no son buenos aliados para los amantes de salir a caminar o correr por fuera de casa. Para aquellos que desean entrenar existe una excelente alternativa que es la cinta de correr o caminadora. Sin embargo, para usarla bien y no lastimarse, debes tener algunas precauciones. A continuación, te damos las más importantes.

Zapatos

Muchos se preguntan si se pueden usar los mismos zapatos para correr o caminar al aire libre, la respuesta es sí. No obstante, si deseas comprar un nuevo par de zapatos que solo quieras usar en el interior de tu hogar, la recomendación es elegir zapatos que no sean exageradamente acolchados porque la superficie sobre la que corres es más suave que la que se encuentra al aire libre. Por ello, lo ideal es elegir zapatos ligeros.

Etapas del entrenamiento

Las fases del entrenamiento en interiores son casi las mismas a las de la actividad física que se realiza al aire libre. Siempre debe iniciar con un calentamiento a baja velocidad, por ejemplo, puedes dedicar solo 5 minutos de caminata lenta con una velocidad máxima de 3/km por hora y debe finalizar con una caminata rápida. Al igual que cuando se corre al aire libre, se debe emplear una sesión de estiramiento al bajarse de la caminadora. Recuerda hidratarte siempre.

Postura

Al usar la caminadora, la posibilidad de encorvarse es un poco mayor que cuando se practica alguna actividad al aire libre. Por lo tanto, es imprescindible estar siempre de pie, con la mirada siempre hacia adelante y nunca mirar atrás.

Alimentación

Si quieres aumentar el consumo de calorías durante el entrenamiento, debes mejorar la eficiencia cardiorrespiratoria y la resistencia muscular. La recomendación es hacerlo de forma gradual para no cansar evidentemente los músculos y el corazón. El nivel máximo para inclinarse debe ser del 4% para correr y del 5 al 8% para caminar. Asimismo, es muy útil alternar fases cuesta arriba y planas durante el entrenamiento, con intervalos de unos 3-4 minutos.

Pero ¿cuándo es mejor no usar la caminadora?

Además de los problemas cardiovasculares, lo mejor es no utilizar la cinta de correr si se sufre de enfermedades articulares y/o musculares graves, sobre todo si se trata de tobillos, rodillas y espalda. En este caso, lo mejor es elegir otra forma de ejercitarse para mantenerse en forma.