Comer alimentos duros ayuda a perder peso

Cuando se trata de dietas y métodos para perder peso, nunca hay demasiada información, especialmente si viene de confirmaciones científicas que nos ayudan a regular nuestro peso sin el uso de dietas extremas que renuncian completamente a varios alimentos.

Un estudio reciente ha demostrado que comer alimentos de contextura dura en lugar de los alimentos blandos, son una buena manera de conseguir una mayor sensación de saciedad en menos tiempo e introducir al menos un 15% menos de calorías por comida.

Este es un importante descubrimiento que, de ser bien aplicado, podría ayudar a las personas con sobrepeso a perder kilos fácilmente y de manera pasiva desde su alimentación diaria.

Los alimentos con una contextura más dura y crujiente hacen que la gente dedique más tiempo a masticar y pierda peso.

Esta revelación proviene de un estudio Suizo-Holandés publicado en el medio Plos One. El resultado se obtuvo después de un cuidadoso estudio realizado a un grupo de 50 voluntarios de 20 años a los que se les pidió que comieran comidas reguladas por los laboratorios encargados.

Después de ser divididos en dos grupos, los voluntarios recibieron dos comidas similares, pero de diferente consistencia. El primer grupo tenía como alimento hamburguesas con verduras hervidas y arroz, mientras que el segundo grupo recibió una hamburguesa más dura acompañada de verduras crudas.

Los resultados muestran que el segundo grupo estuvo mucho más tiempo involucrado en la masticación, resultando con mordiscos más pequeños y una menor cantidad de alimentos introducidos, lo cual, traducido en calorías, hace un registro de al menos 90 calorías menos.

Después, ambos grupos fueron invitados a una cena de fideos y verduras, en la cual se descubrió que la cantidad de comida introducida por ambos grupos era la misma. Dicho de otra forma, los que habían comido con más esfuerzo en el almuerzo, no sentían la necesidad de comer más durante la cena.

Por lo tanto, el estudio subrayó la posibilidad de que la consistencia del alimento marcara una diferencia en cuanto a la sensación de saciedad, lo que llevaría al individuo a consumir menos alimentos sin que eso representara un problema. Este es un descubrimiento que puede ayudar a las personas a consumir alimentos con mayor capacidad saciante, sin tener que pasar hambre o renunciar a alguna comida o merienda.

¿Cómo comer alimentos más duros y crujientes dentro de la dieta?

La comida que comemos a diario se ha vuelto cada vez más suave, con alimentos rápidos y fáciles de consumir. Generalmente, por la mañana se suele desayunar un zumo de fruta con huevos y algo de pan fresco, y en el resto de comidas, alimentos como arroz, pasta o sándwiches blandos comprados en algún supermercado.

Todos estos alimentos se terminan antes de darnos cuenta, con pocas masticadas y pasando suavemente por la garganta, por lo que no brindan ninguna sensación de satisfacción, sino que terminan estimulando mucho más el hambre. Lo mejor sería elegir alimentos de consistencia más dura para masticar durante más tiempo.