¿Comer carne pone en peligro nuestra salud?

Un grupo de investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad George Washington afirman que cuando se deja de comer carne se pierde peso. Los participantes que eliminaron la carne de la dieta perdieron entre 4 y 5 kg sin tener que contar calorías o aumentar la actividad física. Además, mejora la actividad intestinal, debido a un mayor consumo de verduras y fibras, así como legumbres, que estimula el peristaltismo. No se preocupe por la sensación de hinchazón después de comer frijoles, garbanzos o lentejas: la flora intestinal se adaptará lentamente.

Dejar de comer carne = menos riesgo de cáncer

En el 2014 se difundió en los medios de comunicación y las redes sociales una noticia que causó un gran revuelo mediático: la Organización Mundial de la Salud (OMS) clasificaba la carne procesada como cancerígena y la carne roja como probablemente cancerígena. Como es natural, el hecho de relacionar el riesgo de cáncer con un alimento de la dieta habitual puede generar cierto grado de alarma y dudas. La carne roja se clasificó como tipo 2A (probablemente cancerígena) y las carnes procesadas en el tipo 1A (cancerígenas), esto no significa que la carne realmente desarrolle tumores. Es cierto que consumir 50 gramos de carne roja al día puede aumentar en un 18% la posibilidad de desarrollar cáncer colon-rectal, pero en las personas más predispuestas a muchos factores, incluyendo la herencia o el estilo de vida.

NO TE LO PIERDAS!
Suscríbete a nuestro Boletín de Noticias AURANA

Recibe puntualmente todas las noticias e informaciónes relacionadas con Aurana

Invalid email address
Puede darse de baja en cualquier momento.

Dejar de comer carne = menos problemas cardíacos

Aquí también vale la pena hacer una aclaración: no necesariamente el consumo esporádico de carne de calidad está relacionado con enfermedades cardíacas, diabetes o incluso obesidad. El consumo continuo y prolongado es lo que aumenta el riesgo de desarrollar este tipo de enfermedades. Hay quienes no puede renunciar a la carne por razones de gusto o precisamente porque no pueden,  o también por algunas razones patologías que no contemplan una dieta vegetariana o vegana. Consumir carne de calidad con moderación es la clave para tener una vida más larga y llena de sabores.