Cocina, recetas y alimentos

Comer carne y pescado al mismo tiempo puede causar problemas digestivos

El consumo de carne y pescado a la vez puede generar dificultades en el proceso digestivo. Hoy te contaremos los motivos y que hay detrás de esta prevención.

A pesar de que son una herencia de años pasados, aún hay ciertos platos que son denominados «de mar y montaña» que combinan la carne y el pescado. No solamente eso, sino que además existen recetas atemporales, por ejemplo: la paella o el vitel tonné, a las que es complicado decir no una vez que se aparecen en nuestra mesa.

¿Alguna vez te has sentido inflamado y pesado luego de un platillo de restaurante que incluye distintos tipos de proteínas en un mismo plato? La combinación de alimentos y el consumo de enormes porciones de comida siempre tiene efectos secundarios en la digestión. Específicamente, existen algunas combinaciones de alimentos que debemos evadir indudablemente si no deseamos pasar por inconvenientes digestivos de diversa índole, y entre ellas resaltamos la mezcla de carne y pescado. Pero averigüemos el porqué.

¿Cuál es la razón por la que la carne y el pescado combinados generan problemas digestivos?

Cuando ingerimos algunos alimentos juntos, disminuimos el proceso de digestión y provocamos cada una de las molestias mencionadas y hasta más. Solo algunas de las combinaciones de alimentos son buenas, pero la mayoría son realmente dañinas para el cuerpo y tienen que evitarse si no se desea pasar un mal rato que a nadie le gustaría experimentar.

Esto no supone que tengas que hacer una dieta estricta, ya que puede llevar a desequilibrios alimentarios e, inclusive, a deficiencias nutricionales, y no es únicamente eso, sino que en ocasiones la digestión se acelera tanto que las punzadas de apetito aparecen prematuramente. Así como se deben evadir algunas combinaciones de alimentos, existen ciertas mezclas que benefician la digestión, como cereales y legumbres, vegetales y proteínas.

Sin embargo, de acuerdo con los nutricionistas, uno de los errores que cometemos comúnmente es combinar numerosas proteínas en el mismo platillo. Esto no es aconsejable para la digestión y, por consiguiente, para la pérdida de peso. Un caso obvio es la mezcla de carne y pescado en el mismo plato, la cual debería evitarse debido a que dichos alimentos necesitan procesos digestivos distintos. La digestión es dependiente de las enzimas de la saliva, el estómago y los intestinos, por lo que cada categoría de alimentos es digerida por un tipo diferente de enzima.

Un ejemplo de esto son los almidones, los cuales son digeridos por las amilasas, las proteínas por las proteasas y las grasas por las lipasas. Además, la digestión es dependiente de las propiedades del medio en el cual trabajan las enzimas, que cambian conforme el nivel de acidez. Una vez que introducimos varias clases de proteínas, las digerimos en diferentes instantes y en distintos ambientes de acuerdo con las diferentes enzimas.

Por esta razón, si no deseas padecer de malestares, hinchazón, sensación de pesadez, náuseas y flatulencias, la mejor opción es evadir la combinación de diversos tipos de proteínas simultáneamente, incluyendo la carne y el pescado, que son parte de 2 tipos diferentes de proteínas. El consejo es ingerir carne para el almuerzo y pescado para la cena, o a la inversa. De esta manera, el organismo no se sobrecarga y se permite la digestión con más facilidad.