Qué comer durante y después del antibiótico

Para combatir las infecciones, es extremadamente importante usar antibióticos recetados por el médico, incluso cuando no es absolutamente necesario.

¿alguna vez has pensado en el efecto que estas drogas tienen en la salud de tus intestinos?

Además de matar las «bacterias malas», el antibiótico de amplio espectro también lo hace con las «bacterias buenas» al reducir la biodiversidad de su microbiota.

La flora intestinal está compuesta por miles de millones de bacterias amigables que habitan en los intestinos. Una garantía de bienestar y buena salud, sin embargo, puede verse comprometida cuando se inicia un tratamiento con antibióticos. Para restaurarla y evitar la aparición de trastornos digestivos, hinchazón, debilitamiento del sistema inmunitario o diarrea, es importante vigilar lo que come.

Para restaurar su flora intestinal, comience por aumentar su consumo de verduras, especialmente las verduras cocidas ricas en prebióticos, fibras solubles especiales que ayudan a desarrollar las bacterias buenas de la flora. Elije alcachofas, escarola, espárragos, puerros, tomates e hinojo. Si no estás acostumbrado, comienza con una porción de vegetales en el almuerzo y otra en la cena. Luego, agrega un plato principal de vegetales crudos y frutas crudas, preferiblemente fuera de las comidas para complementar la ingesta de fibra.

Los alimentos fermentados, como el salami tradicional, miso o pepinillos encurtidos, contienen microorganismos que incrementan las bacterias benéficas en los intestinos. La vitamina K que se encuentra en la col, espinacas, nabo, acelga, perejil, coles de bruselas y hojas de mostaza, también reduce el impacto de los antibióticos. De igual manera lo hacen los alimentos con fibra como el frijol, brócoli, nueces, lentejas, bayas, chícharos; éstos estimulan el crecimiento de bacterias buenas y mejoran la digestión.

Toma un PROBIÓTICO durante todo el tratamiento con antibióticos. Recuerda hacerlo por lo menos dos o tres horas después del antibiótico y con el estómago lleno, de lo contrario las bacterias buenas serán eliminadas y la ingesta será inútil. La evidencia muestra que aquellos que toman probióticos específicos mientras toman antibióticos tienen un riesgo muy bajo de tener trastornos intestinales como diarrea.

NO TE LO PIERDAS!

Suscríbete a nuestro Boletín de Noticias

Recibe puntualmente todas las noticias e informaciónes relacionadas con Aurana
Invalid email address