¿Comer picante realmente es bueno para tu salud? Esto es lo que necesitas saber

Comer comida picante no sólo es bueno para la salud, sino que te ayudaría a vivir más tiempo. Entre los que comen comida picante 6 o 7 días a la semana el riesgo de mortalidad baja un 14% comparado con los que la comen menos de una vez a la semana. A esta conclusión llegó un grupo de investigadores chinos en un artículo publicado en el British Medical Journal.

Entre el consumo de alimentos y especias picantes y la tasa de mortalidad habría una asociación inversa: a medida que el primero aumenta, el segundo disminuye. Una asociación aún más fuerte en los que no beben alcohol y que también se ha observado para enfermedades mortales específicas como el cáncer, las enfermedades respiratorias y las enfermedades coronarias. Comer picante, para ser precisos, consumir pimiento fresco diariamente, también estaría asociado con un menor riesgo de diabetes.

En el estudio se examinaron los datos de casi 490.000 personas de 30 a 79 años de edad recogidos en el Biobanco Kadoorie de China y se excluyeron las personas que tenían antecedentes de cáncer o enfermedades cardíacas. La muestra estaba compuesta principalmente por mujeres y en este segmento la tasa de mortalidad se redujo entre el 12 y el 22%.

¿Pero por qué vivirías más tiempo consumiendo las especias y la comida picante? Según los investigadores, son la vitamina C y la capsaicina, el ingrediente activo del pimiento picante que le da su típico sabor picante, los que tienen este efecto protector. Sin embargo, hay que tener cuidado de comerlo fresco: en este estado los micronutrientes y los ingredientes activos beneficiosos para el cuerpo son mayores que los pimientos secos, las salsas o el aceite picante.

La capsaicina y la vitamina C tienen este efecto protector sobre la salud

«Porque tienen tanto una acción antioxidante, es decir, combaten los radicales libres frenando el envejecimiento celular, como una acción inmunitaria, es decir, protegen contra las infecciones por patógenos estimulando la síntesis de anticuerpos», responde la Dra. Monica Giuffrè, nutricionista de la Cirugía Bariátrica del Hospital Humanitas.

No es la primera vez que el consumo de chile se asocia con una mejor salud. «Definitivamente mejora la circulación de la sangre y protege el sistema cardiovascular. Reduce la absorción del colesterol en la sangre y fortalece los vasos sanguíneos. Además -concluye el médico- facilita la digestión porque estimula la secreción de ácido clorhídrico, aunque está contraindicado en pacientes que sufren de úlcera y reflujo gastroesofágico.

Parece que la guindilla también tiene efectos beneficiosos sobre el sistema respiratorio, de hecho, tiene poder antihistamínico, por lo tanto, es beneficioso en caso de asma y alergias, pero también es un descongestionante en caso de resfriados y laringitis».

También puedes leer: Sueño y Covid-19: los cambios que ponen en riesgo tu salud