Comerse los mocos es bueno para la salud

Siempre decimos que comerse los mocos es asqueroso. Y sin embargo, esta práctica a primera vista repugnante, sería útil para nuestro bienestar y el de nuestros hijos. Esta es la razón.

Es una práctica considerada asquerosa y grosera. Los niños que lo intentan son rápidamente reprendidos por sus padres. Y aun así, comer sus excrementos sería bueno para la salud.

Un estudio ha demostrado que el moco no es solo una secreción desagradable producida por nuestro cuerpo. En realidad, tiene propiedades bastante beneficiosas. Los investigadores han demostrado que los mocos forman una barrera contra las bacterias. En particular, está compuesto de mucina, una proteína que protege nuestros dientes de una bacteria responsable de las caries dentales. Además, están buscando crear mocos sintéticos que podrían agregarse a la goma de mascar o la pasta de dientes.

Los comedores de moco más felices

Es increíble, pero cierto. Existe evidencia de que el moco ayuda al cuerpo a defenderse de las infecciones respiratorias, las úlceras estomacales y el VIH.

Según un especialista en pulmones, el profesor Friedrich Bischinger, las personas que comen mocos están más sanas, son más felices y probablemente se sienten mejor consigo mismas. Él cree que el estigma social que rodea a esta práctica debería eliminarse y que los padres deberían alentar a sus hijos a hacerlo.

«Es una excelente manera de fortalecer el sistema inmunológico del cuerpo. Médicamente tiene mucho sentido y es un acto perfectamente natural. La nariz es un filtro en el que se recolecta una gran cantidad de bacterias, y cuando esa mezcla entra en los intestinos, funciona como un medicamento».

La próxima vez que vea que vea a su hijo comiéndose los mocos, sabrá que está contribuyendo a su buena salud!.