Cocina, recetas y alimentosSalud

Comidas pesadas: ¿Cómo aliviar los efectos secundarios de forma natural?

No es fácil ser sensato cuando se está de fiesta, pero, después de tanta abundancia, nuestro vientre suele resentirse, retorcerse y entrar en crisis. Afortunadamente, existen soluciones naturales para evitar que se estropee cualquier velada. Pero, antes de proceder, ¿Estás seguro de que solo el hígado tiene la culpa?

¿Qué es la «crisis del hígado»?

En caso de comer en exceso grasas, azúcares y verse mezclados con alcohol, es el estómago el que sufre primero. Cuando es demasiado, este evacua todo su contenido y ocasiona varios efectos secundarios poco agradables durante días. Pero ¿Qué ocurre cuando se digiere una comida pesada? Generalmente, el peso extra termina en el torrente sanguíneo y es transportado por nuestro hígado, causando consecuencias como fatiga, náuseas, digestión lenta y fragilidad inmunológica. Por lo tanto, para pasar una buena noche de fiesta, lo más importante es la razón y conocer remedios naturales para nuestro hígado y estómago.

Cuidado del estómago a mediano y largo plazo.

Nuestro estómago se agota con facilidad cuando lo exponemos a comidas pesadas en grandes cantidades. Esta especie de «bolsa» digestiva está formada en gran parte por potentes músculos y, como todos los músculos, necesitan descansar. Su periodo de descanso es entre las comidas, por lo que un buen consejo es no merendar el día de una celebración, ya que esto supondrá un esfuerzo para el estómago y todo el sistema digestivo, además de esperar al menos dos o tres horas antes de volver a comer (Recuerda que una comida pesada puede tardar hasta seis horas en ser digerida).

El segundo punto importante es que el estómago es muy sensible a la deshidratación, por lo que después de una gran comida es importante hidratarlo con frecuencia. La falta de hidratación puede ser responsables de acidez estomacal.

Plantas amargas: potentes ayudantes de la digestión.

En cuanto entran en contacto con nuestra boca, las plantas amargas desencadenan toda una serie de procesos positivos para la digestión. A través del nervio vago, que está conectado con el estómago, el hígado y el intestino, se activan las secreciones, aumentando la producción de saliva, las secreciones gástricas y la bilis, la cual será vertida por el hígado y la vesícula biliar.

Las enzimas digestivas y las hormonas pasan por el tubo digestivo para transformar los alimentos y pasarlos al torrente sanguíneo. Este activa la motricidad digestiva y permite que el bolo alimenticio progrese con más facilidad.

Te recomendamos aumentar tu consumo de alimentos como la escarola, la achicoria o las hojas de diente de león en primavera, la cuales son naturalmente amargas. Puedes incorporar estos ingredientes a las verduras crudas más suaves para enmascarar el amargor, y si quieres obtener una acción más pronunciada, considera plantas como la genciana y el ajenjo.

El hígado, un filtro a tener en cuenta.

Incluso bajo una dieta equilibrada, el hígado tiene mucho que hacer: toxinas que eliminar, hormonas y proteínas que producir, colesterol que gestionar, glucosa que almacenar, entre muchas otras funciones. Para conservarlo correctamente, lo primero que se debe alejar son sus mayores enemigos: el alcohol, los excesos alimenticios, el frío y el estrés. Si no estás dispuesto a renunciar al alcohol, debes saber que tu hígado eliminará el 90% y el resto será procesado por los riñones, la piel y los pulmones. Por lo que, cuando se bebe demasiado y con rapidez, la toxicidad del alcohol ya no se limita al hígado, sino que llega al cerebro, al corazón y al sistema nervioso.

El trío protector del hígado.

Ya sabemos que la naturaleza está llena de plantas que estimulan el hígado, por lo que la elección es mucho más limitada cuando se trata de contrarrestar el exceso de alcohol y las toxinas, así que hoy veremos tres plantas que hacen maravillas, ya que, en conjunto, evitarán una mañana difícil, la destrucción de las células del hígado, mantendrán despiertos nuestros sistemas de defensa contra los ataques de virus, bacterias, frío, estrés y estimularán nuestra digestión:

  1. El crisantemo (Chrysanthellum americanum), es una importante planta hepatoestimulante que permite eliminar el alcohol de 2 a 5 veces más rápido y protege el hígado de los efectos del etanol. Su efecto colerético aumenta la secreción de bilis, lo cual será beneficioso para la digestión.
  2. El cardo mariano (Sylibum marianum) protege al hígado de las sustancias tóxicas, incluido el alcohol, y mejora la digestión de las grasas.
  3. La schisandra (Schisandra chinensis) apoya y protege al hígado, también favorece la adaptación al estrés, protege el sistema nervioso, mejora la lucidez y los reflejos.

El consejo principal es: dos días antes de una comida festiva, toma 2 cápsulas de cada planta y repite el proceso con cada comida durante los siguientes 4 a 6 días. Sin embargo, ten cuidado, ya que estas plantas no te permiten conducir si has bebido alcohol.

Los mejores digestivos naturales.

Después de las comidas, puedes ayudar a la digestión con los siguientes remedios naturales:

  1. El elixir sueco es un remedio tradicional del siglo XVII que debe consumirse en una cucharadita de agua después de cada comida. Puedes encontrarlo en tiendas especializadas. También existe una versión sin alcohol, pero sus efectos serán ligeramente menos eficaces.
  2. Los pan masala o mukhuvas: son mezclas de semillas masticables, suelen contener anís, regaliz, hinojo, menta, nueces de acacia, sésamo, tomillo indio, cilantro y pequeñas bolas de azúcar. Puedes conseguirlas fácilmente por internet en tiendas de comestibles indias, también es posible prepararlas en casa.
  3. El té carminativo con propiedades digestivas se prepara mezclando partes iguales de las siguientes semillas: eneldo, alcaravea, comino, cilantro, anís verde e hinojo. Añade un medio de volumen de semillas de angélica. Debes infusionar 2 cucharadas en un litro de agua durante 10 minutos, colar y beber al gusto.