Cómo cocinar brócoli para que le guste a toda la familia

El brócoli es una verdura de la familia de las crucíferas, cuya apariencia es similar a la de un árbol. Es una planta de tallo corto y carnoso, las hojas son de color verde oscuro y rizadas. Esta planta posee abundantes cabezas florales carnosas de color verde, parecidas a un árbol, sobre ramas que nacen de un grueso tallo comestible, la gran masa de cabezuelas está rodeada de hojas.

Es de valiosas propiedades nutricionales, ya que es uno de los alimentos con más vitamina C, incluso más que la naranja, y también es rico en carotenos, vitamina A, selenio, potasio, calcio vegetal, fibra, vitaminas del complejo B y proteínas vegetales.

Igualmente, el brócoli está colmado de fitoquímicos que pueden ofrecer beneficios al organismo, tales como los glucosinolatos y, sobre todo, los flavonoides como han observado algunos científicos. Sus propiedades antioxidantes son al mismo tiempo consideradas propiedades anticancerígenas en nuestro cuerpo y son junto a sus cualidades nutricionales, las responsables de la mayor parte de los beneficios que ofrece el brócoli.

Si quieres aprender a cocinar brócoli, sigue estos sencillos pasos:

  1. Lo primero que debes tener en cuenta es su color verde intenso, si lo vas a comprar fresco, no olvides que el color amarillento indica que ha perdido vitaminas y minerales.
  2. En el caso del brócoli congelado, guárdalo en bolsas isotérmicas para conservar la cadena de frío desde el origen hasta su hogar y mantener así todas sus propiedades. Como la mayoría de las verduras, el brócoli fresco no debe lavarse antes de meterlo en la nevera, ya que el exceso de humedad favorece la aparición de moho. Es aconsejable consumirlo en 3 o 5 días después de adquirirlo y en caso contrario, congelarlo.
  3. Corta los ramilletes del mismo tamaño, antes de cocinarlo. Esto favorece a la producción de sustancias muy saludables. El tallo se corta en trozos pequeños para consumirse, ya que es una fuente importante de calcio y fibra. También corte la pieza separando cada uno de los floretes del tronco del brócoli, ya que el tiempo de cocción de ambos es distinto.

Cómo cocinarlo en olla sumergido en agua:

Debes poner abundante agua en una olla con un poco de sal y a fuego fuerte. Cuando esté hirviendo incorpora el brócoli y baja la temperatura un poco para que siga barboteando, pero no demasiado y déjelo durante 3 o 4 minutos, cuanto menos lo cocines, mejor mantendrá sus nutrientes. Cuando esté listo vierte el contenido de la olla sobre un escurridor en el lavaplatos y lo tienes listo.

Cómo cocinarlo a vapor:

Coloca agua en una olla con 3 o 4 cm de grosor es suficiente, con un poco de sal y a fuego alto. Cuando el agua empiece a hervir coloca encima de la olla una vaporera, si no lo tienes, un colador amplio que quepa en la olla, el agua no deberá tocar la vaporera o el colador. Coloca el brócoli en la vaporera, tápalo y cocínalo entre 4 y 5 minutos. Saca la vaporera de la olla y ya lo tienes listo.

Cómo cocinarlo en el microondas:

Coloca el brócoli en un estuche para microondas o algún recipiente apto y ciérralo. Si utilizas un recipiente con tapa no La cierres del todo, deja un espacio para que salga el vapor. Cocínalo unos 6 minutos. Recuerda que con este método no lleva nada de sal y se la deberás echar después.

Cómo saltear brócoli en un sartén:

Echa un poco de aceite en una sartén antiadherente y ponla a fuego medio-alto. Incorpora el brócoli junto con un poco de sal y saltéalo hasta que esté a tu gusto.

Hay muchas formas de comer brócoli y todas riquísimas, recuerda que lo más importante es no pasarlo de cocción para que mantenga sus nutrientes.