Cocina, recetas y alimentos

¿Cómo cortar una cebolla sin llorar?

Los gases irritantes de las cebollas se pueden evitar adoptando algunos trucos de las abuelas.

¿Cómo se pelan y cortan las cebollas sin llorar? Las cebollas son ideales para preparar deliciosas sopas y sabrosas guarniciones, pero traen consigo un inconveniente que no siempre es fácil de superar: cuando las pelamos y las cortamos en rodajas, nos empiezan a llorar los ojos. Aquí tienes algunos consejos útiles para pelar cebollas sin llorar.

¿Por qué lloramos cuando cortamos una cebolla?

La razón es muy sencilla: Durante su desarrollo, las cebollas absorben azufre. Cuando se cortan, esto hace que liberen una sustancia llamada alinasa y gases que irritan los ojos. Las lágrimas no son más que una forma de defensa del organismo contra una sustancia extraña. Pero al entrar en contacto con las lágrimas, la liberación de gases conduce a la formación de ácido sulfúrico. Así que nuestros ojos tenderán a arder aún más.

¿De qué forma podemos cortar una cebolla sin llorar?

Nunca olvides que al momento de picar la cebolla debes mantenerla lo más lejos posible de tu rostro y no pasarte los dedos por los ojos luego de haber tocado la verdura. Si sueles llevar gafas, tus lentes pueden ser un excelente escudo para tus ojos.

No comiences a cortar la cebolla antes de pelarla. Muchas veces, hay quieres se deshacen de la parte superior o inferior de la cebolla con ayuda de un cuchillo para que se les sea más fácil el corte. Pero lo que no saben, es que de esta forma comienza la desagradable liberación de sustancias.

Una vez que hayas quitado la cascara, tírala en el bote de la basura. De esta manera, te habrás deshecho de una de las posibles causas de las molestias para los ojos.

Enjuaga la cebolla bajo el agua fría o sumergirla en un bol con agua fría. Córtala por la mitad. Vuelve a enjuagar la primera mitad que se va a cortar, para que el agua llegue también al interior de la cebolla. Deje la segunda mitad alejada de la superficie de trabajo, preferiblemente con el interior hacia abajo.

Corta la primera mitad de la cebolla en rodajas y en trozos. Si es necesario, vuelva a enjuagar la mitad restante con agua fría. Pasar inmediatamente la cebolla picada a una olla o sartén alejada de la superficie de trabajo y cubrirla con una tapa.

Los remedios de la abuela.

El procedimiento que se explicó anteriormente ha sido diseñado, probado y comprobado completamente. El agua fría ayuda a limitar los efectos negativos de la cebolla sobre los ojos, gracias a que el frío puede mantener a raya los efectos secundarios. También existen algunos remedios alternativos bastante curiosos para las cebollas. Aquí te contaremos algunos.

  1. Encienda una vela al lado de la tabla de picar antes de comenzar a cortar las cebollas. La llama debe atraer los compuestos gaseosos, haciendo que los ojos estén protegidos.
  2. Si tienes prisa o tienes que pelar muchas cebollas puedes lavar el cuchillo con agua fría en lugar de la cebolla, puedes repetir esto cuantas veces haga falta.
  3. Mantén la cebolla unos minutos en el congelador o en el frigorífico antes de empezar a cortarla, si los efectos aparecer en algún momento, exponla al frio nuevamente.
  4. Llena hasta la mitad un vaso con agua y echa un poco de vinagre. Luego de haber dividido la cebolla en dos o cuatro partes, rocíala con esta mezcla, también puedes sumergirla en un recipiente con agua y vinagre durante 5 minutos.

Publicaciones relacionadas