Cómo detectar que nuestro perro o gato tiene artrosis

Síntomas como cansancio o pereza, cambios en los hábitos de alimentación y de sueño, dificultad para subir las escaleras, son desafortunadamente una señal de alarma en nuestras mascotas para esta enfermedad.

En efecto, podemos decir que uno de cada cinco perros padece de dolores en sus articulaciones, por lo que la osteoartritis está ubicada entre las cinco principales causas de dolor crónico en nuestros amigos de cuatro patas.

Cómo detectarlo.

Afortunadamente, ha llegado una prueba gratis que le permite a los dueños de las mascotas saber indicaciones sobre la probable presencia de estos dolores articulares, conociendo esas señales ocultas de gatos y perros, ya sean cachorros, adultos o ancianos.

La osteoartritis es una enfermedad que afecta al 80% de los caninos mayores y al 35% de los perros adultos, lo que hace que se convierta en el problema de salud más costoso para tratar y por lo tanto es una causa muy grande de eutanasia.

En nuestros felinos, las cifras que se han dado son aún mayores, ya que la enfermedad ha afectado al 90% de los gatos mayores y al 40% de los gatos adultos. Sin embargo, solo el 13% de estos porcentajes, tiene un diagnóstico que es verdadero y solo el 7% se encuentra recibiendo un tratamiento adecuado.

Los gatos y perros no hablan, pero sufren. Lo que indica que a la artrosis la acompaña un dolor crónico y muy constante al que algunos dueños de estas mascotas terminan resignándose.

NO TE LO PIERDAS!
Suscríbete a nuestro Boletín de Noticias AURANA

Recibe puntualmente todas las noticias e informaciónes relacionadas con Aurana

Invalid email address
Puede darse de baja en cualquier momento.

El único método que tienen las mascotas para manifestar su padecimiento es adoptar ciertas actitudes compensatorias, que al disminuir el uso de las articulaciones, pueda reducir su dolor. Por eso se debe observar adecuadamente para reconocer las primeras alarmas.

La prueba es una ayuda muy valedera para poder contactar a tiempo al veterinario ante las sospechas de dolores articulares, logrando así tener la oportunidad de realizar una serie de exámenes y calmar ese sufrimiento lo antes posible.

Las pruebas que se van a desarrollar son dos, una para el gato y otra para el perro y son capaces de arrojar algún resultado que indique la presencia de dolor articular y la necesidad de consultar con el veterinario.

Saber reconocer estos dolores articulares de manera oportuna, es importantísimo para salvar a nuestros gatos y perros de un terrible sufrimiento prolongado e innecesario y poder garantizarles un buen bienestar y mejorar su calidad de vida.

También la prevención es fundamental, ya que se deben realizar controles ortopédicos de rutina, en edades de 5 meses, 1 año y año y medio, para poder hallar la posible presencia de una patología esquelética, y luego cada año si se llega a diagnosticar.