LifeStyle

Cómo eliminar el olor a quemado del horno

A la hora de cocinar una de las cosas más incómodas son esas molestas incrustaciones quemadas que afectan las paredes del horno. Los asados, pero también todos aquellos alimentos cocinados a altas temperaturas son los causantes de esas horribles manchas de grasa en dichos electrodomésticos, además de ese inoportuno olor irritante que dificulta que usemos el aparato normalmente.

¿Cómo lo podemos evitar?

Para evitarlo debemos realizar un lavado regular que elimine la suciedad presente y desodorice la parte interna del horno. Pero, aunque no es posible que lo podamos lavar cada vez que lo usemos, sí se puede hacer una limpieza ordenada con unos simples trucos para quitar esos desagradables olores.

Lo primero que se debe hacer es eliminar la fuente directa del problema. Cualquier migaja de comida que haya caído en el aparato y esté carbonizada, solo tienes que aspirarlas con una aspiradora de mano o con una aspiradora que contenga una boquilla para ranuras.

Luego pasas un paño húmedo con agua y desengrasante por todas las paredes y rejillas para eliminar cualquier tipo de olor. Para que la acción antiolor sea más eficaz, agregue unas gotas de limón o de aceite esencial de lavanda al paño, para generar un agradable aroma a limpio.

Para una limpieza efectiva en cuanto a los hornos pirolíticos autolimpiantes, el problema solo será de tipo energético, debido a que la pirólisis consume mucha energía. Así, esto permite no cuidar tanto el horno, sino dejar que las altas temperaturas eliminen directamente los malos olores y toda la suciedad acumulada.

Pero, si no contamos con este tipo de electrodomésticos mencionados, en los otros podemos actuar de manera natural o química.

  • De manera química: utilizamos las clásicas espumas desengrasantes para hornos y las pulverizamos en todas las superficies internas, apartando las rejillas que se lavarán separadamente. Deje actuar el producto por 5 minutos y luego retire completamente la espuma con otro paño limpio.
  • De manera natural: en este caso, usamos bicarbonato de sodio y vinagre en lugar del desengrasante, la reacción resultante de esta mezcla ayudará a raspar y desengrasar el horno. Después lo dejamos actuar hasta sentir una combinación burbujeante y luego procedemos a retirar con una esponja húmeda.

Publicaciones relacionadas