Cómo eliminar ese mal olor en tu nevera de una vez por todas

¿Sabías que limpiar los distintos compartimientos del frigorífico con una esponja empapada en una solución de agua y vinagre o bicarbonato de sodio te permitirá no solo eliminar los malos olores sino también higienizar el aparato de la mejor forma posible?

El frigorífico es uno de los electrodomésticos que sin duda son indispensables en cada uno de nuestros hogares, gracias a que nos ayuda a conservar los alimentos que queremos preparar.

Pero ¿qué sucede cuando al abrir la nevera sale un olor desagradable? Un problema bastante frecuente pero que se puede solucionar de forma sencilla y sobre todo de forma totalmente natural, sin gastar dinero en la compra de productos químicos.

El frigorífico al igual que cualquier otro electrodoméstico, debe limpiarse con frecuencia para prevenir la formación de malos olores y moho.

¿Qué produce estos malos olores?

Son varias las razones que producen estos malos olores, no solo por falta de aseo o un mal mantenimiento. Se debe tener en cuenta que es un aparato que debe limpiarse al menos dos veces al mes, con una limpieza profunda y utilizando productos naturales.

Lo que siempre nos imaginamos al sentir estos malos olores es que hemos dejado algún alimento en mal estado dentro de la nevera, pero esta no sería la única razón posible.

Las causas de estos olores desagradables también pueden ser:

  • Presencia de moho y bacterias
  • Alimentos almacenados incorrectamente
  • Temperatura incorrecta
  • Comida en mal estado
  • Descongelamiento equivocado

La recomendación principal es revisar siempre el frigorífico al momento de almacenar los alimentos, así evitaras la formación de malos olores. No es nada complicado mantener la nevera limpia y sin malos olores, ya que es muy sencillo y rápido usando algunos productos naturales.

Debemos empezar por el vinagre, que es el producto por excelencia para eliminar malos olores y realizar una limpieza profunda. Lo que debes hacer es colocar en un vaso el vinagre, agregarle un poco de bicarbonato de sodio y colocarlo en una esquina de la nevera para que esta mezcla absorba los malos olores. Hay que tener en cuenta que esto se debe realizar después de haber limpiado bien el frigorífico.

Otra alternativa poco conocida es la del carbón activado, que es muy eficaz para eliminar los malos olores. Lo recomendable es colocar un poco de este carbón en una de las bandejas del frigorífico.

Los posos de café son un remedio perfecto para prevenir los malos olores. Una vez terminado todo el café, no lo tires a la basura, colócalo en un rincón del frigorífico y verás cómo absorbe los malos olores.

También se aconseja utilizar el limón, cortando unas rodajas y colocándolas en un recipiente para luego dejarlo en cualquier lugar de la nevera, esto ayudará también a aspirar los malos olores.

Por último, las patatas también son un remedio de la abuela que pueden absorber los malos olores que salen del frigorífico. Bastará con meter una en la nevera después de pelarla y dejarla allí un rato: absorberá olores fuertes como el del melón.

Recuerda que todos los cajones y estantes deben limpiarse muy bien para garantizar el buen almacenamiento y conservación de los alimentos.