LifeStyle

Cómo eliminar los malos olores de tu sofá: 10 trucos que debes probar ya!

El sofá es considerado el corazón del hogar, porque es el lugar donde nos relajamos, vemos televisión, leemos, pasamos tiempo con nuestros seres queridos y recibimos visitas. Es el lugar donde nos sentimos más cómodos y podemos relajarnos y olvidar nuestras preocupaciones. Pero desafortunadamente, si tu sofá huele mal, tu bienestar se ve afectado. ¿Cómo eliminar los malos olores de un sofá? Aquí te presentamos 10 trucos y consejos que pueden ayudarte.

El sofá, el rey de la casa

Existen muchos tipos diferentes de sofás, cada uno con sus ventajas e inconvenientes. Tú has elegido un sofá que se adapta a tu estilo de vida y personalidad. Si tienes una familia numerosa, necesitarás un sofá cómodo que pueda acomodar a todos. Si eres una persona soltera, puedes permitirte ser más selectivo y elegir uno que sea cómodo y elegante al mismo tiempo. También puedes optar por un sofá con almacenamiento o un modelo convertible. ¡Sea cual sea el tipo que elijas, es una inversión! Por lo tanto, es importante mantenerlo adecuadamente para que dure muchos años.

¿Por qué los sofás pueden oler mal?

Un sofá puede adquirir malos olores debido a diversas razones: migas de comida, las manchas de bebidas y los alimentos derramados que pueden acumularse en los tejidos y crear olores desagradables. Los sofás suelen ser utilizados para relajarse y dormir, lo que puede provocar sudoración y olores corporales. Estos olores también pueden acumularse en los tejidos. Las mascotas también pueden ser una fuente de malos olores. Los pelos de animales, los olores de orina y heces, y las escamas de piel pueden acumularse. Si tu interior está húmedo o mal ventilado, pueden desarrollarse moho y hongos, los cuales pueden ser perjudiciales para la salud y también pueden causar malos olores.

6 trucos y consejos para eliminar los malos olores de un sofá

Como has podido deducir, no es raro que un sofá huela mal. ¡No te preocupes, existen muchas soluciones para combatir estos olores! Aquí te presentamos 6 trucos y consejos.

 Establecer reglas para el cuidado

El costo de un sofá puede variar considerablemente según la marca, la calidad, el material, el tamaño, el diseño y las características (convertible, almacenamiento, reclinable, etc.). Los sofás de gama baja fabricados con materiales más económicos pueden costar entre 200€ y 600€. Los sofás de alta gama, que lucen un diseño elegante y diversas características, pueden costar más de 2.000€. Por lo tanto, puede ser prudente establecer algunas reglas. Aquí tienes algunos ejemplos:

  • No permitas que las mascotas se suban al sofá. Las mascotas pueden traer suciedad, pelos y olores al sofá.
  • No comas ni bebas en el sofá. Las migas de comida, las manchas de bebidas y los alimentos derramados pueden dañar el sofá y dificultar su limpieza.
  • No pongas los zapatos sobre el sofá. Los zapatos pueden traer suciedad y polvo al sofá.
  • No fumes en el sofá. El humo del cigarrillo puede manchar y dañar la tela del sofá. Si fumas, ¡sal al exterior! Además, protegerás a tus seres queridos de los efectos del humo pasivo.
  • Sé moderado. Aunque establezcas reglas, también debes ser flexible. Un sofá está hecho para ser utilizado. Si compras un modelo bonito, es una lástima esconderlo bajo una manta.

Aspirar el sofá regularmente

Es importante aspirar tu sofá regularmente para eliminar la suciedad, como pelos de animales, polvo y migas, que pueden acumularse. Esto ayudará a mantener tu sofá limpio y cómodo, prevenir alergias y reducir los malos olores. Pasa la aspiradora por toda la superficie, prestando atención a las costuras y pliegues. Si tu sofá tiene cojines extraíbles, no olvides aspirarlos también. Se recomienda aspirarlo cada dos semanas. Si tienes mascotas, hazlo semanalmente.

Foto Freepik

Limpiar las manchas de inmediato

Con demasiada frecuencia, cuando manchamos un sofá, posponemos la tarea de limpiarlo. ¡Es un error! Una mancha siempre es más difícil de eliminar cuando ya lleva tiempo. Tan pronto como manches la superficie de tu sofá, debes actuar de inmediato. Para eliminar una mancha de un sofá, primero debes usar un paño limpio o papel absorbente, lo que permitirá eliminar la mayor cantidad de líquido o suciedad posible sin extender más la mancha. Antes de usar cualquier producto de limpieza, pruébalo primero en una pequeña área oculta del sofá para asegurarte de que no cause decoloración o daños en el tejido. Por supuesto, la elección del limpiador depende del tipo de mancha y del material. Aquí tienes algunos consejos a tener en cuenta:

  • Para manchas líquidas como vino o café, mezcla una pequeña cantidad de detergente suave para platos con agua tibia, sumerge un paño limpio en la solución y limpia suavemente la mancha.
  • Para manchas grasas como aceite o mantequilla, espolvorea un poco de talco, almidón o bicarbonato de sodio sobre la mancha para absorber el aceite, déjalo actuar durante un tiempo y luego cepilla suavemente para eliminar el talco o el bicarbonato.
  • Para manchas de comida, utiliza una mezcla de agua y jabón de Marsella. También puedes utilizar limpiadores específicos.
  • En cualquier caso, evita el exceso de líquido, ya que podría dañar los materiales y favorecer el crecimiento de moho. Después de limpiar la mancha, asegúrate de dejar secar completamente el sofá antes de volver a usarlo.

Usar una limpiadora de tapicería en el sofá

El uso de una limpiadora de tapicería en un sofá puede ser un método efectivo para limpiar a fondo el tejido y eliminar las manchas persistentes. Comienza aspirando tu sofá para eliminar los restos de superficie y la suciedad. Luego, revisa las instrucciones del fabricante de la limpiadora para familiarizarte con su funcionamiento.

Antes de usar la limpiadora, pruébala en una pequeña área discreta de la tela para asegurarte de que no cause decoloración o daños. Si tu sofá tiene manchas, puedes tratarlas previamente utilizando un quitamanchas específico. Aplica el producto en las manchas siguiendo las instrucciones del fabricante y deja actuar durante el tiempo recomendado.

Prepara tu limpiadora llenando el depósito con agua y añade el producto de limpieza recomendado para tejidos en las cantidades recomendadas. Pasa la limpiadora por el sofá realizando movimientos lentos y regulares. Evita mojar demasiado el tejido. Por lo general, una pasada ligera es suficiente para una limpieza profunda. Una vez que hayas terminado de limpiarlo, déjalo secar completamente antes de volver a usarlo. Puedes acelerar el proceso de secado abriendo las ventanas para mejorar la circulación de aire. Una vez que esté completamente seco, puedes pasar la aspiradora por el tejido para eliminar cualquier residuo de suciedad o espuma.

Limpiar las fundas de tu sofá

La limpieza de las fundas de sofá depende del material y las instrucciones específicas del fabricante. Es posible que las fundas de tu sofá sean extraíbles. En ese caso, retira la funda, sacúdela para eliminar la suciedad y lávala en la lavadora. Es preferible utilizar un ciclo delicado y agua fría o tibia. Evita mezclar la funda con otras prendas para evitar accidentes. Después del lavado, deja que la funda se seque completamente al aire libre. Si la funda no es extraíble o si la etiqueta de cuidado indica limpieza en seco, es mejor recurrir a un profesional de la limpieza de muebles. No intentes limpiar estas fundas tú mismo con agua o productos de limpieza domésticos, ya que podrían dañar el tejido. Las fundas de cuero requieren cuidados especiales. Límpialas regularmente con un paño suave y limpio para eliminar el polvo y la suciedad. Utiliza un limpiador específico para cuero. Evita el uso de productos químicos agresivos o detergentes que puedan dañar el cuero.

Último recurso: recurrir a profesionales

Recibir la ayuda de profesionales para limpiar tu sofá también es una opción que presenta muchas ventajas. Los profesionales de la limpieza tienen la experiencia y los conocimientos necesarios para identificar el tipo de material de tu sofá y determinar el mejor proceso de limpieza adecuado para ese material específico. Están capacitados para manejar diferentes tipos de tejidos y pueden elegir los productos y métodos de limpieza adecuados. Por lo general, disponen de equipos de limpieza de alta calidad y productos profesionales que pueden proporcionar resultados más eficientes que una limpieza realizada en casa. Así mismo, tienen acceso a quitamanchas especiales y técnicas de limpieza avanzadas para tratar manchas persistentes que podrían ser difíciles de eliminar. Además de tener un sofá impecable, prolongas su vida útil.

La limpieza profesional de tu sofá es una opción a considerar si deseas obtener resultados óptimos al tiempo que preservas la calidad y apariencia de tus muebles.

5/5 - (1 voto) ¿Le resultó útil este artículo?
Lee también:
Veronica Pereira