LifeStyle

¿Cómo evitar contraer infecciones en la piscina? 8 consejos importantes a seguir

Durante el verano, ir a nadar en la piscina es algo inevitable y completamente común, pero muchas veces las piscinas pueden ser fuente de varias infecciones. Hoy veremos 8 reglas para evitar contraer hongos, verrugas y otros tipos de contraindicaciones.

Nadar en verano es normal y considerado esencial para muchos teniendo en cuenta el calor por el que pasamos. Pero ¿Cómo podemos evitar resultar con infecciones por ir a la piscina? Hoy veremos 8 consejos importantes para evitar enfermedades.

El agua de la piscina suele estar desinfectada, pero no siempre es suficiente para evitar terminar con algunas enfermedades, ya que podríamos contraer alguna infección por hongos con solo caminar descalzo por el borde de la piscina. Posibilidades de resultar con cándida, infecciones intestinales, micosis y muchas más. Hay varias infecciones que se pueden obtener con solo pasar un pequeño rato cerca de la piscina.

8 reglas importantes para evitar contraer verrugas, micosis, cándida y más.

Pasar un día en la piscina podría salir muy caro, la probabilidad de contraer micosis, hongos, dermatitis, cándida y verrugas es mucho más alta de lo que parece y siempre están al acecho, en especial si sufrimos de una disminución del sistema inmunológico causada por estrés o cansancio.

¿Cómo podemos evitar contraer alguna de estas enfermedades?

Algunas personas optan por usar aceites esenciales antibacterianos para evitar y tratar las infecciones, pero para estar prevenidos debería hacerse mucho más. Te recomendamos seguir estos 8 simples consejos para poder disfrutar de un día en la piscina libre de preocupaciones e infecciones:

  1. No te acuestes en camas solares o sillas sin colocar tu toalla personal sobre la superficie. Recuerda que tu toalla nunca debe ser intercambiada con nadie.
  2. Usa pantuflas al caminar, sobre todo si estás cerca de la piscina y no te sientes sin usar una toalla en el borde, ya que puedes contraer cándida, verrugas u hongos.
  3. Si tienes alguna herida cicatrizando, cúbrela con yeso impermeable. Ya que podrías infectar el agua o infectarte con ella.
  4. Seca bien tu cuerpo después de ir baño y cámbiate el traje de baño si ya no iras más a la piscina para no dejar zonas húmedas en el cuerpo en las que se puedan extender las bacterias.
  5. Protege tus ojos con una máscara o gafas para evitar irritación o enrojecimiento.
  6. Dúchate antes de entrar a la piscina y enjuágate con un gel desinfectante. También debes hacer lo mismo después de salir de la piscina si no vas a regresar.
  7. Si eres de los que va a nadar con frecuencia a la piscina, Te recomendamos usar tapones para los oídos para evitar sufrir de otitis. El agua puede quedarse estancada en la cavidad del oído y la humedad puede proliferar la micosis y otras infecciones.
  8. Intenta no beber agua de la piscina, ya que podrías arriesgarte a contraer infecciones intestinales complicadas.
  9. Si recientemente te encuentras estresado o cansado, te recomendamos tomar algún suplemento para fortalecer el sistema inmunológico. De esta forma, tu cuerpo será capaz de combatir las infecciones de la mejor manera.