¿Cómo evitar la somnolencia después de comer? Aquí te contamos

Sentirse cansado o tener dificultades para concentrarse después de una comida es relativamente común y no está relacionado con ninguna enfermedad o debilidad física. 

Una persona puede sentirse muy somnolienta después de una comida teniendo en cuenta lo que comas y la cantidad. A continuación, veremos las causas y algunos remedios para combatir la somnolencia después de comer.

¿Cuáles son las causas?

Las deficiencias nutricionales pueden dificultar el proceso de digestión debido a que el sistema digestivo está presentando problemas para absorber los alimentos. Como resultado, no se tendrá la suficiente energía para sostener las actividades diarias, lo que generará un estado somnoliento.

Las comidas que contienen tanto carbohidratos o proteínas pueden generar un estado de somnolencia y cansancio. Algunos estudios señalan que una persona puede sentirse más cansada después de una comida con estas características porque el cuerpo produce más serotonina.

Después de comer, el cuerpo libera hormonas como la amilina, el glucagón y la colecistocinina. Estas hormonas elevan los niveles de azúcar presentes en la sangre, generando un estado de satisfacción y saciedad, produciendo insulina que será transmitida por medio de los tejidos celulares para proporcionar energía. Además, la comida también afecta a la producción de melatonina, responsable de la somnolencia después de comer.

La melatonina se crea transformado el aminoácido triptófano en serotonina, el cual luego se transformará melatonina. La serotonina es crucial para regular el estado de ánimo y los ciclos de sueño. Un aminoácido llamado triptófano, presente en muchos alimentos ricos en proteínas, potencia la producción de serotonina, y los carbohidratos ayudan al cuerpo a absorber mucho más el triptófano. Por estos motivos, comer una comida con altos índices de proteínas y carbohidratos puede hacer que una persona se sienta somnolienta con facilidad.

Algunos de los alimentos que pueden causar somnolencia y que requieren atención especial son: el salmón, aves de corral, huevos, espinacas, semillas, leche, productos de soja y queso. Entre los alimentos con mayor índice de carbohidratos se encuentran la pasta, el arroz, el pan blanco, pasteles, galletas, donas, azúcar y caramelos.

Ten en cuenta que comer en exceso, aunque no sea ninguno de los alimentos antes mencionados también puede provocar somnolencia, ya que aumenta la presencia de azúcar en la sangre y puede que se produzca un descenso en la producción de energía.

¿Cómo se puede solucionar rápidamente?

Esta somnolencia puede ser especialmente peligrosa para las personas que desempeñan labores de riesgo como operarios de maquinaria pesada o vehículos. Por eso, para prevenir la somnolencia después de las comidas, lo mejor es evitar los excesos y poner en marcha una dieta balanceada que contenga vegetales, granos y grasas buenas para proveer la producción continua de energía continua al cuerpo. Veamos algunos consejos adicionales:

  1. Bebe al menos 2 litros de agua al día y limita tu consumo de azúcar.
  2. Come pequeñas porciones y al menos unas 5 veces al día en lugar de 3 con demasiados alimentos.
  3. Consume comidas y bocadillos pequeños cada dos o tres horas para mantener la producción de energía. Un pedazo de fruta o un poco de nueces deberían ser suficientes para mantenerse en óptimas condiciones.
  4. Practica ejercicio ligero, especialmente después de comer para evitar que el cuerpo pueda sentirse cansado.
  5. También se recomienda dormir al menos media hora durante el día, especialmente si se tienen malos hábitos de sueño durante la noche. Esto puede causar somnolencia después de la comida, ya que después de comer, el cuerpo se siente lleno y relajado, por lo que conciliar el sueño puede ser un poco más fácil.

Seguir estos consejos ha permitido a muchas personas mejorar sus hábitos alimenticios y a evitar la fatiga posterior a las comidas, especialmente a esa que se presenta después de comer.