LifeStyle

¿Cómo fijar el color en una prenda que destiñe?

El placer de estrenar una prenda nueva puede verse empañado por el temor de que el color se desvanezca o manche otras prendas en el primer lavado. Pero, ¡No te preocupes! Existen métodos efectivos para fijar el color en un prenda y prevenir sorpresas desagradables después de lavarla.

¿Cómo saber si mi prenda va a desteñir?

Para colorear un tejido, se aplican pigmentos que modifican su color natural y cuando una prenda destiñe, significa que el textil está perdiendo estos pigmentos. Un tinte de mala calidad puede desteñir incluso en un tejido de alta calidad. Además, las colores oscuros tienden a perder el color más que los colores claros.

Pero, la coloración no es el único factor, también hay que considerar el origen de las fibras textiles y cómo se ha teñido el tejido. Las fibras naturales de alta calidad retienen mejor el color que las fibras sintéticas, que suelen desteñir más fácilmente en el primer lavado.

Para verificar si una prenda nueva puede desteñir, aquí te proporcionamos varias técnicas:

  • Sumerge la prenda en agua tibia con jabón durante unos minutos. Si el agua se torna colorida, es probable que debas fijar el color porque la prenda podría desteñir.
  • Frotar una parte oculta de la prenda con un algodón humedecido en agua caliente. Si el color se transfiere al algodón, significa que no está fijado.
  • Ubica un paño húmedo sobre el reverso de la prenda y pasa sobre él una plancha caliente. Si el paño se colorea, es probable que la prenda destiña en la lavadora.

No olvides leer la etiqueta de la prenda, ya que contiene información valiosa sobre cómo lavarla. Además, es muy recomendable separar la ropa por colores antes de meterla a la lavadora.

Métodos para fijar el color en una prenda

Si las pruebas indican que tus prendas pueden desteñir, necesitarás actuar. Aquí te explicamos cómo fijar el color en una prenda que destiñe.

Utiliza sal gruesa

Pesar la prenda es el primer paso. ¿Por qué? Porque la cantidad de sal dependerá del peso de la prenda, debiendo ser la mitad de la masa del textil.

  • Llena una recipiente grande con agua tibia y añade la cantidad de sal necesaria (por ejemplo, para una camiseta de 200g, necesitarás 100g de sal).
  • Sumerge la prenda y déjala remojar durante varias horas, revolviendo de vez en cuando con una espátula.
  • Enjuaga con agua clara. Si el color sigue destiñendo, repite el proceso hasta que el agua de enjuague esté clara.

Vinagre blanco

El vinagre blanco es un producto multiusos y es particularmente efectivo para fijar los colores de prendas nuevas. Aquí se combina con sal gruesa para maximizar su eficacia.

  • Llena una recipiente con agua fría.
  • Sumerge la prenda y añade una taza de sal gruesa y una taza de vinagre blanco.
  • Mezcla y deja remojar durante 1 a 2 horas antes de enjuagar con agua fría.
  • Repite el proceso hasta que el agua de enjuague esté clara y no muestre signos de coloración.

Utilizar una toallita anti-coloración

Si no tienes tiempo para remojar tu prenda nueva en vinagre blanco o sal gruesa, las toallitas anti-coloración son una solución efectiva y práctica. Están impregnadas con una fórmula que atrae los pigmentos de color liberados durante el lavado.

  • Coloca una toallita en el fondo del tambor de la lavadora y añade tu ropa sin clasificar.
  • Utiliza tu detergente habitual y selecciona un ciclo normal.
  • Al final del lavado, verás que los colores liberados se han adherido a la toallita, dejando tu ropa impecable.
¿Le resultó útil este artículo?
Lee también:
Veronica Pereira