Cómo funciona el jabón

Las funciones del jabón: El jabón es más que suficiente para quitarnos el virus de las manos: Funciona gracias a su química en presencia de agua, en resumen…

Una de las indicaciones que la Organización Mundial de la Salud (OMS) está difundiendo para contrarrestar la propagación del coronavirus (SARS-CoV-2) es lavarse las manos a menudo, durante mucho tiempo y bien, con agua y jabón. También se puede usar un desinfectante a base de alcohol, en caso de que no tengas agua corriente, pero el jabón sigue siendo la mejor opción porque hace muy bien su trabajo.

Las moléculas de jabón, una vez en el agua, se comportan como iones negativos y pueden considerarse divididas en dos partes: una «cola» formada por átomos de hidrógeno y carbono (llamada así por su estructura alargada) y una «cabeza» cargada negativamente.

La cola es hidrófoba, es decir, rechaza el agua, mientras que la cabeza es hidrófila: su carga negativa acerca los átomos de hidrógeno de las moléculas de agua y permite que el agua y el jabón se mezclen. A nivel molecular lo que sucede es que las moléculas de jabón forman pequeñas esferas, llamadas micelas: la superficie exterior está formada por las cabezas hidrófilas de las moléculas, mientras que las colas hidrofóbicas están dentro de las esferas, para «escapar» del agua.

Las funciones del jabón

Cuando el agua y el jabón entran en contacto con otras sustancias, por ejemplo, la suciedad que se acumula en las manos, lo que sucede es que la suciedad, como sustancia grasa, se incorpora a las micelas. Las sustancias hidrofóbicas suelen ser también lipofílicas, es decir, se unen bien a las grasas: las colas hidrofóbicas del jabón rodean la suciedad, mientras que las cabezas hidrofílicas permanecen fuera de las partículas incorporadas. Como siguen siendo buenos con el agua, cuando te enjuagas las manos, la suciedad y el jabón se van.

Una forma sencilla de observar la creación de micelas es con un vaso, agua, aceite y detergente para vajilla. Al verter un poco de aceite en un vaso de agua se puede ver cómo las dos sustancias no se mezclan y el aceite permanece en la superficie. Agregando un poco de detergente para platos y revolviendo se puede ver que el aceite sigue flotando en el agua, pero dividido en muchas esferas pequeñas.

También puedes leer: Cómo eliminar las bacterias en la cocina y donde se esconden.