LifeStyle

¿Cómo funcionan los chalecos adelgazantes y por qué hay que complementarlo con ejercicios?

Esto elementos usualmente están hechos de un material llamado neopreno

Los chalecos adelgazantes son una de las herramientas más utilizadas a nivel mundial de parte de quienes quieren lograr el objetivo de reducir tallas en el cuerpo; una meta que cada vez se plantean más tanto hombres como mujeres; y que en la mayoría de los casos responde a la necesidad de ajustarse a parámetros estéticos.

Estos resultan muy convenientes porque, a diferencia de los ejercicios, no se limita el uso de las manos dado que las extremidades quedan totalmente libres. Es decir, que mientras estás depurando por medio de los chalecos, puedes ir haciendo labores del hogar, trabajos varios, tareas e incluso salir a la calle a cumplir con cualquier compromiso; ya que su diseño permite que estén debajo de la ropa.

Otro de sus bondades es que, según testimonios, con él los efectos pueden verse mucho más rápido. Sin embargo, hay que decir que debes complementar el uso del chaleco con una rutina de ejercicios que puede ser de tres días por semana, durante 40 minutos; ya que sin actividad física los resultados no serán los esperados. Esto además servirá para tonificar y definir la silueta.

Lea también: 10 cosas que solo las personas solteras entenderán

¿Pero de qué manera los chalecos ayudan a adelgazar?

Estos elementos usualmente están hechos de neopreno, que es un material de goma sintética que representa un tejido no traspirable y eso motiva la sudoración. Ahora bien, recordamos que sudar más no es sinónimo de adelgazar más o aceleradamente.

Jordi Cortinas, licenciado en INEF y Product Manager de Compex citado por El País; explica que «al sudar se pierde peso, es cierto, pero ese peso se ha perdido principalmente por el agua y minerales expulsados con el sudor, no porque la composición del sudor esté acompañada también de grasa».

La fuente detalla que «el número de calorías que queme cuando esté haciendo ejercicio o cualquier otro tipo de actividad no está vinculado de manera directa con la cantidad de transpiración que salga de su cuerpo, sino con la intensidad a la que el ejercicio se esté realizando”.

Una muestra de ello es que los hombres suda más que las mujeres porque sus glándulas sudoríparas son activas; pero en ocasiones es el género femenino el que logra bajar más rápido de peso.

 

 

 

¿Le resultó útil este artículo?
Lee también:
Mayerlin Reyes