Cómo lavar tu pelo para no dañarlo

El hábito de lavarse el cabello es algo esencial para la limpieza, la salud de las fibras capilares y del cuero cabelludo. Realizar esta práctica de manera adecuada ayuda a tener un cabello mucho más sano.

Para tener un cabello saludable y brillante, se debe cuidar de la manera correcta. Por ello, es fundamental en cualquier rutina que se tenga para el cuidado del cabello, tener muy presente de qué manera y con qué frecuencia se lava el cabello. Y es que, nuestro cabello se encuentra continuamente expuesto a diversos agentes atmosféricos como los cambios bruscos de temperatura, el sol, la lluvia o el viento, sudor, secadores de pelo, champús y tratamientos. De modo que, si no se tiene una limpieza correcta, se corre el riesgo de tener un cabello seco, quebradizo, con caspa y problemas de irritación.

Existen dos aspectos que influyen notoriamente en la limpieza profunda del cabello: el tipo de champú que se utiliza y la forma como se lava.

¿Qué tipo de champú utilizamos?

En cuanto al tipo de champú que se utilice, se debe tener claro que no todos los cabellos son iguales, por lo que es imprescindible elegir un champú que tenga una formulación específica. Es por ello, que un buen champú debe tener los siguientes requisitos:

  • Eliminar completamente la suciedad
  • Cuidar o restaurar el pH del cuero cabelludo
  • Hidratar y proteger el cabello
  • No debe ocasionar sensibilidad e irritación
  • Mejora el cuero cabelludo.

¿Cómo debemos lavar el cabello correctamente?

NO TE LO PIERDAS!
Suscríbete a nuestro Boletín de Noticias AURANA

Recibe puntualmente todas las noticias e informaciónes relacionadas con Aurana

Invalid email address
Puede darse de baja en cualquier momento.

Para limpiarlo con profundidad, se recomienda utilizar agua a temperatura de 38°, porque de lo contrario al estar demasiado caliente podría ocasionar daños severos, en especial cuando se tiene un cuero cabelludo sensible. Además, puede causar que el cabello se seque y se encrespe.

Luego de aplicar el producto, lo mejor es dar palmaditas y no frotar. Después, se procede a secar con la ayuda de una toalla, así se elimina el exceso de agua y no existe riesgo de dañar el cabello. Para secarlo completamente, lo mejor es que haga al aire libre, de manera natural. Pero cuando no se es posible hacerlo así se puede usar un secador de pelo, pero con algunas precauciones tales como: mantener el secador a una distancia un poco alejado del cabello y evitar graduarlo a temperaturas muy altas.

¿Con qué regularidad se debe lavar el cabello?

La frecuencia con la que se lave el cabello depende del tipo de cabello que se tenga.

  • Cabello liso, delgado y graso: estos tipos de cabello se ensucian con más facilidad, por lo que es necesario lavarlo con frecuencia, incluso todos los días siempre y cuando use el champú indicado.
  • Cabello grueso y rizado: en estos casos es mejor evitar lavarlo frecuentemente. Se recomienda realizar una limpieza profunda cada 2 o 3 días.
  • Cabellos teñidos: este tipo de cabellos se debe evitar lavarlos habitualmente, para poder conservar al máximo el color.

Un aspecto muy importante que también se debe tener en cuenta con respecto a la frecuencia con la que se lava el cabello es la edad, ya que es más probable que con el paso de los años las glándulas sebáceas originen menos sebo y, por consiguiente, el cabello se ensucie menos.