Estilo de vida

Cómo lavar y desinfectar almohadas: 3 consejos esenciales para un sueño saludable

¿Sabías que tus almohadas pueden acumular suciedad, bacterias y ácaros con el tiempo? Aunque a menudo prestamos atención a nuestras sábanas y fundas de almohada, las almohadas mismas también requieren cuidados especiales.

Importancia de limpiar y desinfectar almohadas regularmente

Si bien es común lavar las fundas de almohadas con frecuencia, muchas personas pasan por alto la limpieza adecuada de las almohadas en sí. Sin embargo, a medida que las usamos durante horas cada noche, nuestras almohadas pueden acumular suciedad, sudor, aceites naturales, bacterias e incluso ácaros. Esta acumulación puede afectar la calidad de nuestro sueño y, a largo plazo, comprometer nuestra salud respiratoria.

Lavar y desinfectar regularmente las almohadas no solo ayuda a eliminar la suciedad visible, sino que también previene la acumulación de ácaros y bacterias que pueden irritar las vías respiratorias y desencadenar alergias. Además, mantener nuestras almohadas limpias prolonga su vida útil y garantiza que sigan brindando el apoyo y la comodidad necesarios para un buen descanso.

Cómo lavar y desinfectar almohadas en la lavadora

La lavadora es una herramienta conveniente para limpiar y desinfectar nuestras almohadas de manera efectiva. Sin embargo, es importante tener en cuenta que no todas las almohadas pueden lavarse en la lavadora. Antes de comenzar, verifica la etiqueta de cuidado de tu almohada para asegurarte de que sea apta para lavadora. A continuación, te presentamos los pasos a seguir para lavar y desinfectar tus almohadas en la lavadora:

Paso 1: Preparación

Antes de lavar tus almohadas, retira las fundas y asegúrate de lavarlas por separado siguiendo las instrucciones del fabricante. Esto permitirá una limpieza más completa y evitará daños en el relleno de la almohada durante el lavado. Si tus almohadas tienen manchas visibles, trata esas áreas antes de lavarlas.

Paso 2: Carga y detergente

Para garantizar un lavado adecuado, carga dos almohadas del mismo tamaño en la lavadora. Esto equilibrará la carga y permitirá que el agua y el detergente circulen de manera efectiva. Agrega un detergente suave y líquido, ya que los detergentes en polvo pueden dejar residuos en el relleno de la almohada.

Paso 3: Configuración de lavado

Selecciona un ciclo de lavado suave o delicado para proteger el relleno de la almohada. Utiliza agua tibia o fría, ya que el agua caliente puede dañar ciertos materiales y hacer que la almohada pierda su forma y confort. Evita el uso de suavizantes, ya que pueden dejar residuos y reducir la capacidad de absorción de la almohada.

Paso 4: Secado adecuado

Después de completar el ciclo de lavado, es importante secar adecuadamente tus almohadas. Si es posible, seca las almohadas al aire libre bajo la luz solar directa. Esto ayudará a eliminar la humedad y los olores no deseados. Si no puedes secarlas al aire libre, utiliza una secadora en un ciclo suave o sin calor. Asegúrate de que las almohadas estén completamente secas antes de volver a colocar las fundas.

Métodos alternativos para limpiar almohadas

Además del lavado en la lavadora, existen métodos alternativos para limpiar y desinfectar tus almohadas. Estos métodos son útiles cuando las almohadas no son aptas para lavadora o cuando deseas una limpieza adicional. A continuación, te presentamos dos métodos alternativos para limpiar tus almohadas:

Método 1: Limpieza con bicarbonato de sodio y vinagre

El bicarbonato de sodio y el vinagre son ingredientes naturales que tienen propiedades desinfectantes y eliminan los olores no deseados. Para utilizar este método, sigue estos pasos:

  1. Mezcla media taza de bicarbonato de sodio con media taza de vinagre blanco en un recipiente.
  2. Coloca tus almohadas en la lavadora y agrega la mezcla.
  3. Lava las almohadas como lo harías normalmente, siguiendo las instrucciones de lavado adecuadas.
  4. Una vez lavadas, deja que las almohadas se sequen al aire libre o en la secadora, según las indicaciones del fabricante.

Método 2: Desinfección con vapor

El vapor es una forma efectiva de desinfectar las almohadas sin utilizar productos químicos agresivos. Puedes utilizar una máquina de vapor o una plancha de vapor en posición vertical. Sigue estos pasos para desinfectar tus almohadas con vapor:

  1. Sostén la máquina de vapor o la plancha de vapor a una distancia segura de las almohadas.
  2. Desliza lentamente el vapor sobre toda la superficie de las almohadas, asegurándote de cubrir todas las áreas.
  3. Deja que las almohadas se sequen al aire libre o en la secadora, según las indicaciones del fabricante.
1/5 - (1 voto) ¿Le resultó útil este artículo?
Lee también:
Angie Bravo