Cómo limpiar el acero inoxidable: trucos para que quede reluciente

¿Cuáles son los mejores trucos para mantener en óptimas condiciones al acero? Hoy veremos algunos consejos y remedios naturales infalibles que mantienen a este material en las mejores condiciones.

El acero es un material muy presente en los hogares, especialmente en el baño y la cocina. Por lo tanto, se trata de un material que debe ser limpiado con mucha frecuencia, si es posible, todos los días para que las superficies no pierdan su brillo y calidad.

Para limpiar el acero no se necesita ningún tipo de producto químico específico o con efectos agresivos, ya que para la mayoría de los casos solo se necesita jabón para lavar platos y algunos remedios naturales eficaces que lo dejan completamente libre de manchas y residuos.

Cómo limpiar el acero: errores que se deben tener en cuenta.

El acero es un material muy resistente, pero debe ser cuidado teniendo en cuenta algunos factores. Aunque su superficie se vea oscura, sucia o manchada, no se le deben aplicar limpiadores químicos que sean demasiado agresivos.

Es mejor evitar usar lejía o ácido muriático porque podrían arruinar su superficie para siempre. Tampoco se recomienda usar palas de hierro, esponjas muy abrasivas, lana de acero, cepillos de alambre, papel de lija o similares para eliminar las manchas e incrustaciones de mugre. Además, es una pésima idea usar agua hirviendo porque podría generar manchas desagradables y más complicadas de retirar.

NO TE LO PIERDAS!
Suscríbete a nuestro Boletín de Noticias AURANA

Recibe puntualmente todas las noticias e informaciónes relacionadas con Aurana

Invalid email address
Puede darse de baja en cualquier momento.

Cómo limpiar el acero usando remedios naturales.

El acero se limpia suavemente usando esponjas y paños suaves que ayuden a pulir la superficie sin que resulte en arañazos o nuevas manchas. La forma más efectiva de limpiarlo es usando agua a temperatura ambiente y jabón para lavar los platos, limpiando todo cuidadosamente para luego enjuagar y secar bien. Cabe resaltar que es importante limpiar cada día para poder mantener los resultados sin mayor complicación.

Si el acero se ve muy oscuro o hay manchas o incrustaciones muy severas, se puede usar bicarbonato de sodio. Basta con poner el bicarbonato en un tazón y agregar un poco de agua o vinagre blanco, mezcle hasta obtener una pasta suave. Luego aplique el bicarbonato por la superficie manchada y déjelo actuar durante por al menos 10 minutos. Después, limpie todo con abundante agua y séquelo con un paño de microfibra.

Si el acero tiene un aspecto opaco, se puede usar vinagre blanco para recuperar el brillo de nuevo. Solo se tiene que poner vinagre en un recipiente y mezclarlo con un poco de agua y pasarlo por toda la superficie por al menos 15 minutos. Para finalizar enjuague usando abundante agua y seque todo con cuidado.

El acero también puede ser dañado por la acumulación de cal, especialmente el que se encuentra en el baño. Para estos casos, el remedio natural más eficaz suele ser el jugo de limón. Tienes que mezclar el jugo de limón con un poco de bicarbonato de sodio y agua hasta obtener una sola sustancia. Pasa cuidadosamente la mezcla sobre el acero, especialmente donde la cal se encuentra más acumulada y déjalo actuar por un mínimo de 20 minutos, luego enjuaga con abundante agua usando un paño de microfibra.