Cómo mejorar tus defensas con remedios naturales

Una alimentación saludable, deportes y pequeños pasos en la vida diaria pueden mejorar nuestras defensas y ayudarnos a vivir mejor.

Tener bajas defensas inmunológicas significa estar más expuesto a infecciones y enfermedades. De hecho, las defensas inmunitarias nos protegen de patógenos externos que protegen a nuestro cuerpo del ataque de virus y bacterias. Por eso es esencial no bajar la guardia.

RAZONES POR LAS QUE SE BAJAN LAS DEFENSAS

Hay varias razones que pueden llevar a reducir las defensas inmunitarias: por ejemplo, cambios de temperatura, estrés, malos hábitos alimenticios e incluso el uso excesivo o incorrecto de medicamentos como los antibióticos. El resultado es fatiga física y mental, manifestaciones sintomáticas características de los estados de gripe y, en algunos casos, también pérdida de cabello y debilitamiento de las uñas.

CONSEJOS PARA AUMENTAR LAS DEFENSAS

Los cambios de estación son los momentos en los que uno está más expuesto a una reducción de las defensas inmunitarias. Para mantenerse saludable, no necesita gastar dinero en varios suplementos: una dieta correcta y equilibrada y una actividad física regular pueden ser fundamentales para fortalecer su sistema inmunológico y proteger el cuerpo de las enfermedades.

ALIMENTACIÓN PARA FORTALECER EL SISTEMA INMUNE

Para fortalecer el cuerpo, de hecho es esencial seguir una dieta sana y equilibrada y una dieta rica y variada, tratando de evitar el consumo de alimentos que contengan cantidades excesivas de azúcares y grasas saturadas, comer al menos 5 porciones diarias de fruta y verduras.

Aquí, en particular, están los alimentos que se presentan como verdaderos aliados de nuestra salud:

AJO

Es rico en alicina, una sustancia que puede estimular la multiplicación de las células que combaten las infecciones. Y no solo: según algunas investigaciones, la alicina también reduciría el riesgo de cáncer de estómago y enfermedades del corazón.

FRUTOS SECOS

Los frutos secos son muy ricos en vitamina E, útil para ayudar a nuestro cuerpo a lidiar con los ataques de patógenos externos. Las almendras, por ejemplo, son particularmente ricas en vitamina E y antioxidantes que reducen la sensibilidad a enfermedades estacionales e infecciones respiratorias.

CÍTRICOS

Contienen vitamina C importante porque ayuda al sistema inmunológico a protegernos de las enfermedades y promueve la absorción de hierro en los alimentos vegetales. Por eso, en una dieta saludable y equilibrada, nunca debe perderse las frutas y verduras de temporada, alimentos ricos en vitaminas que son importantes para su salud.

PAPAS

En cambio, las papas tienen un alto contenido de betacaroteno capaz de estimular el fortalecimiento del sistema inmunológico. Lo mismo para las zanahorias, la calabaza y la yema de huevo.

SETAS

Son ricos en selenio y betaglucan, que son esenciales para activar los glóbulos blancos y, por lo tanto, para protegernos de las infecciones y reparar los tejidos dañados. Los betaglucanos también están contenidos en salvado de avena y avena entera.

SALMÓN

Es un alimento muy importante para nuestras defensas inmunológicas, ya que es rico en vitamina D, esencial para evitar infecciones respiratorias. El salmón también contiene Omega 3 capaz de reducir el riesgo de ataque cardíaco, mejorar la memoria y el aprendizaje, combatir la inflamación y combatir el envejecimiento de la piel.

LECHE DESNATADA Y YOGUR

Además, no olvide enriquecer su dieta diaria con aquellos alimentos que ayudan a restaurar la flora bacteriana y a aumentar las defensas inmunológicas, como los llamados cultivos probióticos activos que se encuentran en alimentos como la leche baja en grasa y el yogur.

COMO FORTALECER EL SISTEMA INMUNE CON EL DEPORTE

Mantener una dieta correcta es importante, pero también el deporte, si se practica de forma regular y sin exceso, contribuye a aumentar nuestras defensas inmunológicas.

COMO AUMENTAR LAS DEFENSAS INMUNE

1 – Intente dormir al menos ocho horas por noche: dormir bien es importante porque nos permite mantener nuestra concentración alta durante el día y permite que nuestro cuerpo reconstruya los glóbulos blancos, que son esenciales para combatir las infecciones.

2 – Trate de limitar las fuentes de estrés: puede provocar una disminución del sistema inmunológico. Causa el debilitamiento de los glóbulos blancos y disminuye su capacidad de activación contra la inflamación. Un poco de movimiento saludable y algunas caminatas al aire libre pueden resultar ser una excelente cura para el estrés.