Belleza

Cómo perder peso de forma inteligente

¿Has subido de peso y crees que es momento de ponerte en forma? Hoy te ayudaremos a mejorar tu entrenamiento y tu dieta con algunos trucos.

Duerme mejor.

En un estudio publicado en el 2017, los participantes durmieron menos horas de las habituales sin que fuese invasivo para su día a día. El estudio llegó a la conclusión de que incluso una modesta pérdida del sueño aumenta el consumo de alimentos, especialmente de alimentos poco saludables, con muchas calorías y llenos de azúcar, por lo que este consumo de alimentos azúcar y calorías es el responsable de mantenernos despiertos. De esta prueba podemos deducir que para adelgazar también es importante dormir bien.

Teniendo en cuenta toda esta información, debemos empezar por determinar un horario de sueño que incluya una hora de ir a la cama y una hora para despertar. Un truco para no perturbar el sueño, es dejar de utilizar dispositivos electrónicos al menos una hora antes de acostarse.

Sobre el sistema de entrenamiento más efectivo.

Las últimas investigaciones demuestran que el HIT (Entrenamiento de intervalos de alta intensidad) ayuda a perder peso, no por las calorías que se consumen durante el ejercicio, sino por las calorías que se siguen quemando después de que se ha dejado de entrenar. El entrenamiento por intervalos parece que puede modificar el funcionamiento del metabolismo y promover cambios fisiológicos que potencian la pérdida de peso a mediano y largo plazo, mejorando la eficacia del cuerpo para quemar grasas.

De hecho, solo tienes que hacer HIT uno o dos días a la semana para empezar a ver beneficios. Algo que se debe tener en cuenta es que el entrenamiento debe ser gradual, no pasar del sedentarismo a un entrenamiento intenso para evitar atrofiar al cuerpo y la aparición de lesiones.

Cuida tu alimentación y dieta.

Comer en intervalos de tiempo funciona. Personas obesas que siguieron un programa de ayuno durante 16 horas al día perdieron peso sin tener que llevar un registro de su consumo de calorías. Un estudio publicado en 2018 en Nutrition and Healthy Aging confirma este sistema. Ayunar durante 16 horas, suponiendo que las 8 horas en las que se puede comer son la mitad del día y la cena, se deja de comer comida basura y se salta el desayuno, llegando con hambre al almuerzo. Después de la comida la sensación de saciedad será completa, por lo que es poco probable que se tenga que comer por ansiedad, manteniendo el hambre hasta la noche.

Sin embargo, para seguir este tipo de dieta hay que seguir las reglas el pie de la letra. Si no te sientes preparado para un ayuno de este tipo, se recomienda empezar por revisar los hábitos alimenticios e intentar mejorarlos, preferiblemente con la ayuda de un nutricionista.

Por ejemplo, las últimas investigaciones demuestran que los alimentos que son ricos en fibra, como las legumbres y los cereales integrales, mejoran el funcionamiento del sistema digestivo y nos ayudan a mantenernos en forma. El sistema digestivo está lleno de bacterias sanas, y la mejor manera de mantener la flora bacteriana del cuerpo es consumir fibra (se recomienda un consumo de 38 gramos al día).

Publicaciones relacionadas