BellezaModa

Cómo proteger el cabello del sol: consejos para el verano!

Para nadie es un secreto que durante el verano el cabello sufre mucho más por los efectos del sol, el calor y la humedad, por lo que es importante protegerlo para evitar el cabello seco, apagado y quebradizo. Pero ¿Cómo se debe proteger? Hoy veremos 8 consejos para proteger tu cabello del sol y mantenerlo suave y brillante durante el verano.

Aplica con frecuencia una mascarilla nutritiva para el cabello.

En primer lugar, repasemos una regla básica para la fase de lavado, especialmente después de aplicar el champú. El champú por si solo puede hacer mucho, pero no es suficiente para nutrir adecuadamente el cabello, y no, tampoco el acondicionador es suficiente. De hecho, para garantizar una correcta nutrición, necesitas usar un producto específico: una mascarilla nutritiva.

Estas mascarillas no solo son válidas para quienes tengan el cabello seco, sin brillo o dañado, sino que son útiles para cualquier tipo de cabello, especialmente durante el verano. Aplicar regularmente una mascarilla nutritiva después del lavado garantiza a tu cabello la nutrición adecuada y la primera línea de protección contra el sol.

¿Cómo se utilizan estas mascarillas?

Como ya te hemos dicho, lo más habitual es usarla después del champú para nutrir el cabello y obtener un efecto desenredante de inmediato, solo tienes que aplicar una pequeña cantidad sobre el cabello húmedo y desenredarlo usando un peine para que pueda absorber más fácilmente el producto, luego solo deja actuar durante 2 o 3 minutos.

Evita el lavado con agua muy caliente.

El calor estresa la calidad del cabello, especialmente si ya está dañado por el sol. Utiliza mejor agua fría, especialmente durante el verano. Este es un detalle sencillo que aporta muchos beneficios a tu cabello, regenerándolo después de pasar mucho tiempo al sol, la arena, la salinidad y la humedad.

Peina tu cabello correctamente.

Cuidado con la forma en la que te peinas. Después de lavar el cabello, pasa una toalla suavemente sin frotarlo para eliminar el exceso de agua y péinalo suave y lentamente, preferiblemente con un peine de púas anchas y redondeadas.

Empieza por las puntas y luego ve subiendo suavemente hacia los largos y las raíces, de este modo evitarás romper el cabello.

No planches el pelo, es mejor lucir tu peinado natural.

Además de evitar el secador, mantente alejado de las planchas y las cremas alisadoras, ya que pueden debilitar el cabello y hacer que se vea más opaco y apagado, especialmente al verse expuesto al calor. Usa el invierno para peinar tu cabello con cuidado y garantizar un peinado impecable.

Cubre el cabello cuando el sol esté más fuerte.

Durante las épocas en las que el sol está más fuerte y las temperaturas son más altas, es mejor proteger el cabello con un sombrero. También puedes elegir entre diademas o pañuelos grandes que cubran toda la nuca.

Aclara el cabello usando agua fresca después de estar en el mar.

Después de un baño en el mar o en la piscina, debes enjuagar tu cabello con agua dulce para eliminar cualquier residuo de sal o cloro, los cuales debilitan el cabello, secándolo, dejándolo quebradizo y sin brillo.

Corta tu cabello antes de que llegue el verano.

Un pequeño corte antes de ir de vacaciones siempre es una buena idea, ya que permite eliminar las puntas quebradizas y deshilachadas para evitar acabar con el cabello dañado y difícil de manejar. Esta es solo una medida preventiva para garantizar que tu cabello, sobre todo el largo, se vea más ordenado, suave y sano.

Mantén tu cabello hidratado.

Es importante darle al cabello la cantidad adecuada de hidratación para el verano. Se puede empezar bebiendo al menos dos litros de agua al día o bebidas sin azúcar. Darle a tu cuerpo el nivel adecuado de hidratación es saludable, especialmente en los días de verano. Esto permitirá pasar los días con mayor serenidad y sufrir menos de ataques de calor. Hidratarse también es útil para mantener la piel y el cabello hidratados.

Publicaciones relacionadas