LifeStyle

Cómo reconocer a una persona egocéntrica en 5 comportamientos

Una persona egocéntrica tiene comportamientos que la convierten en alguien fácil de reconocer. Por eso, hoy veremos las actitudes típicas de un egocéntrico.

Se conoce a un egocéntrico como una persona que se considera a sí misma el centro del mundo y constantemente quiere llamar la atención de los demás, además de anteponer su punto de vista por encima de otras opiniones. Para resumir, un egocéntrico no da valor alguno a la opinión de los demás, porque desde su concepción la única que realmente importa es su perspectiva.

Pero ¿Cómo se puede reconocer a un egocéntrico? Hay ciertos indicios que ayudan a reconocer a una persona egocéntrica, es decir, que se coloca a sí misma en primer lugar por encima de cualquier factor, Es más común de lo que parece y es algo a lo que hay que prestar especial atención.

Siempre trata de guiar la conversación hacia sí mismo.

La empatía no es un don que todos tienen, una persona empática percibe en sí misma las emociones de aquellos con los que se encuentra conversando y son conocidos por ser excelentes oyentes. Aunque no todos tienen esta habilidad completamente desarrollada, escuchar a un amigo o conocido que se encuentra en problemas es algo que casi cualquiera puede hacer.

Pero, un egocéntrico, actúa como si se negara a escuchar a los demás para siempre centrar la conversación hacia sí mismo. Mientras su acompañante o acompañantes hablan, no presta atención a lo que dicen, sino que espera el momento en que pueda cambiar el tema a sí mismo.

Siempre coloca a sus necesidades como lo más importante.

Un ególatra, además de ser un mal oyente, resulta ser un mal amigo e incapaz de amar realmente a sus allegados. Esto se demuestra al no tener ningún interés real en las necesidades, problemas o aficiones de los demás. Ellos siempre van a buscar beneficiarse de algo o que puedan ser reconocidos por cualquier tipo de actividad que desempeñen.

La impresión que da de sí mismo es lo más importante.

Es completamente normal querer causar una buena impresión si vamos a un sitio por primera vez o en alguna ocasión especial en la que compartimos con otras personas. Pero, para un egocéntrico, esta primera impresión se lleva al extremo, su ego los lleva a querer aparentar que su vida es perfecta, centrándose en mostrar encanto, carisma y parecer siempre interesantes a los ojos de los demás.

Rechaza y considera que las críticas de los demás carecen de sentido.

Como ya se dijo, un egocéntrico no solo rechaza las opiniones de los demás, ya que también actúa como si no existiera un punto de vista diferente al suyo. De igual forma, una persona egocéntrica cree que tiene razón sin importar la situación y no ve ningún error en su comportamiento. Por lo tanto, cuando son criticados o se les da algún consejo, considera que son inútiles y se comporta a la defensiva por lo que le han dicho.

Siempre trata de culpar a los demás.

Para alguien egocéntrico, estar en el centro de la atención y del mundo por sus buenas acciones es importante para tener una opinión positiva sobre sí mismo. Por lo tanto, es normal que un egocéntrico nunca se responsabilice de sus errores y busque alguien más a quien culpar.

La diferencia entre el egocentrismo y el narcisismo.

Generalmente se tiende a distinguir el comportamiento de un egocéntrico al de un narcisista. Aunque ambas son actitudes auto centradas, tienen diferencias. El egocentrismo consiste en una visión del mundo centrada en el yo, por lo que solo existe su punto de vista, sus necesidades, su apariencia y su reputación.

Pero cuando hablamos de una personalidad narcisista, estos tienden a tener perspectivas diferentes a las de un egocéntrico. Estos desvalorizan de cualquier significado e importancia a los demás y pueden incluso llegar a manipular a las personas cercanas o que les rodean. Además, suelen estar llenas de encanto y carisma, lo cual les ayuda a lograr lo que desean por medio de la manipulación de otros.