Cómo reemplazar los cubitos de caldo en la cocina

Los cubitos de caldo suelen ser usados en la cocina como agregado para dar sabor a los platillos, pero no es el agregado más saludable ni debe ser empleado en exceso o con frecuencia. Hoy veremos cuáles son sus efectos y cómo puede ser reemplazado.

Los también llamados “cubos de caldo” son uno de los productos más usados en la historia de la cocina. Pero al contener glutamato de sodio, no son considerados un alimento recomendado o saludable. Este ingrediente está presente en el 15% de la totalidad del cubo y consiste básicamente en sal de sodio del ácido glutámico, un aminoácido natural del que no se debe abusar su consumo. Además, el resto del cubo suele ser sal, la cual tiene efectos negativos en el cuerpo si se consume en exceso.

Veamos algunas alternativas útiles para condimentar los platos sin tener que usar o abusar de este aditivo.

¿Cómo se crearon los cubitos de caldo?

NO TE LO PIERDAS!
Suscríbete a nuestro Boletín de Noticias AURANA

Recibe puntualmente todas las noticias e informaciónes relacionadas con Aurana

Invalid email address
Puede darse de baja en cualquier momento.

Este producto, que ha estado presente con mucha fuerza en las cocinas de todo el mundo durante décadas, fue inventado a principios del siglo XIX y empleado por Antoine Agustín Parmentier para el racionamiento militar de la época. Tiempo después, la idea fue retomada por el químico alemán Justus von Liebig, que la distribuyo a escala industrial comercializándola en frascos de vidrio.

En los años 60, el consumo de los cubos de caldo se relacionó con el «síndrome del restaurante chino» Esto sucedió porque en muchas algas usadas en la preparación de alimentos chinos, se usaba una buena cantidad de glutamato. El cual, en aquel entonces, se consideraba que era responsable de causar migrañas, erupciones en la piel y problemas respiratorios. Estudios posteriores fueron acabando con esas teorías y liberando al cubo de la responsabilidad de patologías como el Párkinson o el Alzheimer. La OMS, por ejemplo, no lo ha declarado como un alimento perjudicial para la salud, pero aclaran que no debe ser usado excesivamente, así como no se debe abusar del consumo de sal.

Veamos algunas alternativas útiles para reemplazar los cubos industriales de la cocina:

  1. Preparar un cubo de caldo casero: es muy fácil prepararlos, solo se necesita hacer una mezcla de agua, apio, zanahoria, calabacín, tomate, hierbas, cebolla, ajo, sal y aceite. Una vez preparado, puede usarse un molde para darle la forma de cubo y congelarlo en el refrigerador hasta que sea necesario usarlo.
  2. Caldo de verduras: el caldo de verduras es un excelente condimento para las comidas. Solo se necesitan zanahorias, cebollas, patatas, calabacines y apio. Es importante limpiar y cortar las verduras, luego dejarlas hervir durante una hora para después ser agregado al platillo que se desea cocinar.
  3. Sobre los alimentos fritos: se puede dejar de usar cubitos de caldo para preparar alimentos fritos, ya que los alimentos preparados de esta forma no son muy saludables, es mejor agregar zanahorias, apio, cebollas y aceites.
  4. Hierbas y especias: alimentos como ajo, cebolla, albahaca, perejil, tomillo, romero, salvia, menta, orégano, mejorana, semillas de hinojo, pimienta y ají picante pueden dar mucho sabor a los platillos. Además, muchos de ellos también tienen propiedades beneficiosas para el cuerpo, por lo que se recomienda mejor poner en marcha esta alternativa.