Cómo saber si eres celíaco, síntomas y diagnóstico

La enfermedad celíaca afecta a cerca del 1% de la población mundial, es mucho más común en las mujeres y puede desarrollarse a cualquier edad. Según las investigaciones los aspectos genéticos del paciente juegan un papel crucial ante la predisposición a padecerla.

Enfermedad celíaca, aprende a vivir con ella y disminuir los síntomas.

La enfermedad celíaca es una patología autoinmune que consiste en una inflamación crónica del intestino delgado, que generalmente es causada por el consumo de alimentos que contienen gluten en individuos genéticamente predispuestos. Las personas con enfermedad celíaca cuando consumen gluten, una proteína presente en cereales como trigo, centeno, cebada y escanda, activan el sistema inmunológico atacando el tejido sano de la pared intestinal causando heridas e inflamación.

La enfermedad celíaca es padecida por cerca del 1% de la población mundial, sobre todo entre mujeres, ya que 2 de cada 3 casos confirmados provienen del sexo femenino y no hay edad específica en la que pueda presentarse. Además, estudios confirman que la predisposición genética desempeña un papel crucial para padecerla. Los parientes de personas que padecen enfermedad celíaca tienen un 20% más de probabilidades de desarrollar esta enfermedad.

Estos son los síntomas.

La enfermedad se caracteriza por síntomas gastrointestinales y extraintestinales. Los síntomas más frecuentes tienen que ver con diarrea, hinchazón abdominal, dolor abdominal, náuseas y vómito. Los síntomas extraintestinales más comunes son pérdida de peso y energía por baja absorción intestinal, pérdida del apetito, anemia, osteoporosis y crecimiento retrasado para los casos en niños.

Pruebas para diagnosticar la enfermedad celíaca.

Cuando aparecen los síntomas mencionados anteriormente, se pueden utilizar algunas pruebas específicas para diagnosticar la presencia de la enfermedad celíaca. Es importante diagnosticarla rápidamente, ya que puede llevar a complicaciones más serias como linfoma intestinal.

La prueba más común consiste en un análisis de sangre que detecta la presencia y cantidad de ciertos anticuerpos los cuales determinan si será necesario realizar una gastroscopia de biopsia para confirmar el diagnóstico.

La biopsia gastroscópica confirma el diagnóstico de la enfermedad celíaca en la edad adulta y no siempre es necesaria para los casos de infantes. Esta prueba consiste en el análisis de un pequeño fragmento de la mucosa intestinal para averiguar si hay alteraciones tisulares propias de la enfermedad celíaca.

Por último, se puede pasar por una prueba genética en la que se toma una muestra de sangre para buscar la presencia de uno o ambos genes HLA-DQ2 y DQ8 los cuales son responsables de la predisposición a la enfermedad celíaca. Sin embargo, esto solo sirve para detectar la presencia de los genes y la predisposición, no sirve para confirmar si la enfermedad se encuentra presente al momento de hacer la prueba. El diagnóstico se hace teniendo en cuenta el cuadro clínico, otros datos de laboratorio y el examen del fragmento de mucosa intestinal del paciente.

Para no correr el riesgo de obtener resultados falsos, todas las pruebas deben realizarse sin eliminar el consumo de gluten. Para esas personas que ya han empezado una dieta sin consumo de gluten, sería necesario realizar algunas pruebas adicionales después de consumir alimentos con gluten en una comida al día durante 6 semanas.

Tratamiento.

El único tratamiento disponible que tiene verdaderos resultados consiste en una dieta completamente libre de gluten durante el resto de la vida. Al eliminar el gluten de la dieta, las complicaciones intestinales comienzan a sanar en pocas semanas y la disminución de los anticuerpos sucede durante varios meses.