Cómo subir las defensas y fortalecer el sistema inmunitario

Cuando se trata de combatir los virus, precauciones como lavarse las manos y evitar a quienes pueden estar enfermos son claves. Pero los expertos dicen que reforzar el sistema inmunológico también puede darte una ventaja para mantenerte saludable.

Sistema Inmunológico

El sistema inmunológico es la defensa natural del cuerpo contra las infecciones, como las bacterias y los virus. A través de una reacción bien organizada, su cuerpo ataca y destruye los organismos infecciosos que lo invaden. Estos cuerpos extraños se llaman antígenos.

El sistema inmunológico se compone de una red de células, tejidos y órganos que trabajan en conjunto para proteger al cuerpo. Las células mencionadas son glóbulos blancos (leucocitos) de dos tipos básicos, que se combinan para encontrar y destruir las sustancias u organismos que causan las enfermedades.

En el cuerpo, los leucocitos circulan desde y hacia los órganos y los ganglios por medio de vasos linfáticos y vasos sanguíneos. De esta manera, el sistema inmunológico funciona de forma coordinada para controlar el cuerpo en busca de gérmenes o sustancias que puedan ocasionar problemas.

En una persona que está desnutrida, el sistema inmunológico se apaga. En las personas con sobrepeso u obesidad, el sistema inmunológico se vuelve hiperactivo y provoca inflamación.

¿Cómo debemos fortalecer nuestro sistema inmune?

Consumir alimentos ricos en vitamina A y betacarotenos: camote, zapallo, zanahoria, papaya, etc.

La vitamina C es uno de los mayores estimulantes del sistema inmunológico. De hecho, la falta de vitamina C puede incluso hacerte más propenso a enfermarte. Los alimentos ricos en vitamina C incluyen naranjas, mandarinas, fresas, pimientos, espinacas, col rizada y brócoli.

La vitamina E es un poderoso antioxidante que ayuda al cuerpo a combatir las infecciones. Los alimentos ricos en vitamina E incluyen nueces, semillas y espinacas.

El zinc es clave para nuestro sistema de defensas. Lo podemos encontrar en semillas de calabaza (las puedes incluir en tu avena o ensaladas) y frutos secos.

Consume alimentos ricos en fibra, un componente muy importante que interviene en la función del sistema inmunitario promoviendo el crecimiento de tu flora bacteriana.

El ajo es un agente antimicrobiano de amplio espectro y estimulante inmunológico. Debido a que el calor desactiva un ingrediente activo clave, agréguelo a los alimentos justo antes de servir.

Puedes elegir alimentos con probióticos, es decir, bacterias con diversos efectos benéficos sobre el sistema inmune. Los encuentras en algunos yogures.

Consejos para mantenernos protegidos:

  • Pasar al menos 30 min al sol cada día con ropa clara o descubierta, para producir vitamina D. En el caso de que no puedas hacerlo, debes evaluar la toma de un suplemento según tus requerimientos por edad y sexo.
  • Evita el alcohol, el azúcar y la comida procesada como empacados, comida rápida, frituras, etc.
  • Lavarse las manos de forma adecuada y frecuente.
  • Haga ejercicio regularmente y mantenga un peso saludable.
  • Duerma lo suficiente.
  • Manejar el estrés para evitar bajar las defensas.

Seguir las pautas generales de buena salud, dieta equilibrada, ejercicio regular, es su primera línea de defensa y la mejor manera de mantener naturalmente su sistema inmunológico fuerte y saludable.