LifeStyle

10.000 pasos al día no es la fórmula mágica para perder peso

La actividad física es algo vital para nuestra salud y caminar nos ayuda a obtener una buena forma física. ¿Quién no ha escuchado hablar de los “10.000 pasos”? Un tipo de actividad física que si se realiza todos los días nos hace quemar muchas calorías y nos ayuda a alcanzar el peso ideal.

A decir verdad, hasta con menos pasos sería suficiente. Así lo ha revelado un reciente estudio estadounidense el cual dice que el mito de los 10.000 pasos debería desaparecer.

Esto dice el estudio

Investigadores del Departamento de Ciencias de la Universidad Brigham en Salt Lake Valley, Estados Unidos, junto con otros investigadores del Departamento de Nutrición, Dietética y Ciencias de los Alimentos, analizaron a 120 estudiantes universitarios durante sus primeros 6 meses en la universidad para determinar si los 10.000 pasos al día disminuirían su aumento de peso.

Se dividieron en tres grupos a los jóvenes: un grupo caminaría 10.000 pasos, el otro 12.500 y el último grupo 15.000 pasos al día respectivamente, durante 6 días a la semana por 24 semanas. Entre tanto, los investigadores se ocuparon de controlar su consumo de calorías y, por supuesto, su peso.

Después de finalizado el estudio, los científicos descubrieron que, a pesar de haber caminado 15.000 pasos al día, los jóvenes acumularon un promedio de 1,5 kg durante el tiempo del estudio. De hecho, estudios anteriores también demostraron que los estudiantes durante su primer año de universidad adquieren un aumento de peso de aproximadamente 1 a 4 kg.

Bruce Bailey, profesor de ciencias de la universidad y autor principal del estudio, afirmó que este tipo de ejercicio por sí solo no es suficiente para perder peso.

Desde luego, llevar una vida sedentaria no es bueno, mientras que moverse tanto como sea posible produce excelentes beneficios para todo el cuerpo y para nuestro estado de ánimo.

No obstante, la actividad física debe combinarse siempre con una nutrición adecuada, algo que no atrae mucho a los jóvenes y a los adultos.

Para evitar problemas como el sobrepeso y la obesidad, lo mejor es reducir los dulces, los alimentos precocidos, la comida rápida, el alcohol y las gaseosas.

Por el contrario, se deben consumir alimentos como pescados, carnes blancas, frutas, verduras y cereales integrales. Sabemos que no es fácil, especialmente en épocas como la navidad, pero podemos intentar disminuir el daño con pequeñas porciones durante esas épocas de fiesta, y luego los días siguientes acudir a las verduras e infusiones.

Publicaciones relacionadas