Con el ayuno intermitente no pierdes peso, pero sí masa muscular

Después de estudiar a fondo el funcionamiento del ayuno intermitente y comprobar sus ventajas, recientemente se ha publicado un estudio que dice que se trata de todo lo contrario. Según un equipo de investigadores de la Universidad de California en San Francisco (UCSF), esta dieta no ayuda a la pérdida de peso y puede llegar a producir pérdida de masa muscular.

El ayuno intermitente, una dieta la cual consiste en comer solo durante horas específicas, ha ganado mucha popularidad recientemente debido a sus supuestos beneficios para la salud. Según los autores y varias investigaciones previas, puede mejorar el metabolismo, potenciar la pérdida de peso y el rendimiento diario, entre otras.

Sin embargo, recientemente se ha publicado una investigación que ha puesto patas arriba los beneficios por los que se recomienda tanto este tipo de dieta, resaltando todas las desventajas que han encontrado.

La investigación fue realizada por Ethan Weiss, cardiólogo de la Universidad de California en San Francisco y los resultados fueron publicados en la revista Jama. El estudio se mantuvo durante 12 semanas con 116 personas diagnosticadas con sobrepeso, luego de todas estas semanas de seguimiento, no se pudo encontrar alguna diferencia relevante en la pérdida de peso de los voluntarios, los cuales solo consumieron alimentos limitados durante las horas permitidas de la dieta.

Contra todo pronóstico, el consumo de alimentos durante un tiempo limitado se vio asociado con una disminución de peso de solo el 1,17%, un resultado que no basta para señalar una diferencia significativa en el peso corporal. Además, el estudio reflejó una inesperada consecuencia. Los investigadores pidieron que se hicieran exámenes mucho más complejos en una parte específica del grupo de voluntarios, entre los exámenes se encontraban evaluaciones de los cambios de masa grasa y de salud en general. Por medio de estas mediciones, los investigadores encontraron que las personas que practican el ayuno intermitentemente parecían presentar una perdida en los niveles de su masa muscular. Weiss dice que el resultado de sus pruebas no es definitivo, por lo que es necesario realizar más estudios para confirmar los primeros resultados.

NO TE LO PIERDAS!
Suscríbete a nuestro Boletín de Noticias AURANA

Recibe puntualmente todas las noticias e informaciónes relacionadas con Aurana

Invalid email address
Puede darse de baja en cualquier momento.

Y no son las únicas sorpresas: tampoco se encontraron diferencias significativas entre los voluntarios con relación a otros indicadores de salud como presión arterial, niveles de triglicéridos, colesterol, glucosa o insulina.

El médico concluyó que practicar el ayuno intermitente no potencia el adelgazamiento, especialmente porque las investigaciones anteriores que apoyaban esta práctica eran realizadas en ratones y no en personas, por lo que no eran resultados exactos. De hecho, muchos estudios similares al realizado por el profesor Weiss obtuvieron resultados completamente opuestos a los suyos, motivo por el cual el doctor advierte que este tipo de dieta puede no ser recomendada para todo el mundo y existe la posibilidad de que no se consigan los beneficios deseados.

Weiss señala nuevamente la necesidad de realizar más estudios con el fin de demostrar la efectividad de este tipo de dieta para las personas mayores de 60 años o para los que padecen trastornos crónicos como la diabetes, y señala la posibilidad del efecto placebo como la causa de la pérdida de peso de otros grupos investigados teniendo en cuenta que muchas personas cuando se inscriben en estudios nutricionales, tienden a prestar mucha más atención a lo que comen, priorizando la selección de alimentos más saludables en su dieta.

Sin embargo, el autor aún no determina que deba dejarse de poner en marcha el ayuno intermitente en todos los casos: “puede que haya beneficios si se practica a otras horas del día”. El estudio del Dr. Weiss analizó los resultados de un grupo de voluntarios que eliminaron la comida durante las primeras horas de la mañana, pero no estudió los efectos de ayunar durante las comidas de la tarde o en otros momentos del día, por lo que hace falta información.