Cocina y recetas

Con estos trucos podrás quitar la arena de las almejas

No tienes que esperar ir a un restaurante para comer un exquisito plato de espaguetis con almejas. Basta con ir al supermercado y conseguir unas cuantas almejas para que puedas prepararlas en casa, solo tienes que ponerlas a cocinar, preparas la pasta, condimentas, te sientas a la mesa y comienzas a disfrutar, pero en algunas ocasiones, aparece un invitado no deseado en tu boca: la arena que estaba dentro de las almejas.

¿Cómo eliminar la arena de las almejas?

Antes que nada, al comprar las almejas debes saber elegirlas, es decir, tienes que escoger las que estén más frescas, que no tengan ningún rasguño, en lo posible, las que aun estén en la red. Luego de esto, proseguimos a limpiarlas bien. Para hacer, se deben tener en cuenta los siguientes 6 pasos:

Elimina las almejas que se encuentren quebradas o muertas.

Cuando las almejas son frescas, las conchas están completamente cerradas. Debes comprobar que no haya alguna que esté muerta, ya que esto genera un terrible sabor que podría arruinar la comida. Por eso, es mejor comenzar observando cada una de ellas para confirmar que se encuentran aptas para comer. Si sus caparazones se abren con facilidad, significa que ya no está viva, además de que emana un desagradable olor. También debes eliminar las que tengan su caparazón roto, ya que las almejas están vivas solo cuando su caparazón no tiene ningún quiebre.

Déjalas en agua de mar o agua con sal.

Es recomendable poner las almejas en un recipiente con un poco de agua de mar. Pero, si vives en la ciudad y te es imposible conseguir agua de mar, puedes optar por colocarlas en un recipiente, en lo posible de cerámica o de loza, con 35 gr de sal por cada litro de agua. Evita utilizar recipientes de plástico o de metal.

No dejes que las almejas estén en el fondo del recipiente.

Las almejas no tienen que estar en el fondo del recipiente, ya que la arena que van soltando puede volver a introducirse dentro de las mismas. Por esta razón, te recomendamos utilizar un escurridor dentro del recipiente para que las almejas no estén completamente en el fondo y que la arena quede debajo de ellas.

Como ayudar a las almejas a soltar la arena con más facilidad.

Muchas personas optan por verter un poco de harina en el recipiente en el que se encuentran las almejas en remojo, lo cual se convierte en alimento para ellas y, por lo general, abren sus caparazones para comer. De esta manera, los residuos de arena que haya en su interior saldrán inmediatamente.

Ponlas a escurrir.

Cuando haya finalizado el remojo, ponlas a escurrir y empieza a revisarlas una por una. Te recomendamos que tengas a la mano papel de cocina, en lo posible blanco, para realizar pequeños golpees sobre una hoja de papel, así, si notas algunos granos de arena, elimina la almeja de inmediato. Es cierto que este es un paso bastante tedioso y largo, pero es muy importante.

Ponlas en un sartén para abrirlas.

Toma un diente de ajo y sofríelo con un poco de aceite, luego, coloca las almejas dentro de la sartén cuando las hayas escurrido. Tapa la sartén y espera a que se abran. Cuando hayan pasado unos minutos, te darás cuenta de que las conchas se han abierto completamente, cuando esto pase, apaga la estufa para no estropear la suavidad del marisco por un exceso de cocción. Luego de que se hayan enfriado un poco, continúa con una nueva prueba: déjalas en otro recipiente y comprueba si aún hay alguna que aun esté cerrada, de ser así, retírala, ya que no está apta para comer.

Publicaciones relacionadas