Con una muestra de sangre puedes saber si tienes el hígado graso

El hígado graso es la acumulación excesiva de grasa en el hígado. En general, no presenta signos ni síntomas y, cuando aparecen, son inespecíficos, e incluyen fatiga y molestias en el cuadrante superior derecho del abdomen.

Un grupo de investigadores del CNR de Pisa habría identificado marcadores capaces de detectar de forma temprana la presencia de hígado graso o esteatosis hepática no alcohólica (Nafld), una enfermedad que por su cualidad asintomática a menudo pasa desapercibida.

Presentado en Barcelona durante el congreso de la asociación europea para el estudio de la diabetes (Easd) por un grupo de investigación de la sociedad italiana de diabetología (Sid), una investigación que podría cambiar profundamente el método de diagnóstico de esteatosis hepática no alcohólica (Nafld), patología metabólica sutil que representa un importante factor de riesgo para diabetes y enfermedades cardiovasculares.

El estudio fue realizado por el CNR de Pisa y evaluó la posibilidad de que la alteración de los niveles de aminoácidos y lípidos, en particular la glicina y el colesterol HDL, el llamado colesterol «bueno» que circula en la sangre podría actuar como un indicador temprano de una alteración del metabolismo hepático.

«Hemos estudiado 112 personas no diabéticas, 92 con Nafld y 20 sin esta condición. En estos pacientes – dice la Dra. Chiara Barbieri, del Ifc-Cnr de Pisa, primera autora del estudio – se midió con el estómago vacío la concentración de aminoácidos, el perfil lipídico y las enzimas hepáticas. También se evaluó la presencia de resistencia a la insulina, así como la producción endógena de glucosa y la lipólisis”.

Pues bien, los pacientes con Nafld tuvieron un aumento en la resistencia a la insulina en comparación con los sujetos sin Nafld. Entre los llamados aminoácidos «no esenciales», la glicina desempeña un papel importante, ya que está implicada en muchos procesos metabólicos.

Estudios realizados

Varios estudios realizados en el pasado han demostrado que la reducción de las concentraciones plasmáticas de glicina está asociada con un mayor riesgo de diabetes tipo 2, enfermedades cardíacas e inflamación. Entre los lípidos circulantes, una concentración reducida de Hdl se asocia con un mayor riesgo de enfermedades cardio-metabólicas. Este estudio ha demostrado que los pacientes también tienen un perfil plasmático alterado de aminoácidos y que una concentración reducida de glicina está asociada con la gravedad de la enfermedad y la resistencia a la insulina, especialmente en el hígado.

En estos pacientes también se observaron concentraciones más bajas de Hdl en proporción a la resistencia insulino-hepática que muestran que el mayor riesgo de enfermedad cardiovascular en sujetos con Nafld tiene un fuerte componente hepático.

Generalmente, la presencia de esta enfermedad, caracterizada por un exceso de grasa hepática, se detecta por ecografía y, dada la ausencia de síntomas, su aparición es muy tardía. Pero los resultados de este estudio podrían indicar que una simple muestra de sangre sería suficiente para diagnosticar Nafld a tiempo, ya que han demostrado que la medición del perfil de aminoácidos -ya disponible de forma rutinaria en algunos hospitales- puede proporcionar información importante sobre el estado metabólico de un paciente.

«Los resultados de este proyecto – dice la Dra. Amalia Gastaldelli, directora de investigación de la Unidad de Riesgo Cardiometabólico y del laboratorio de espectrometría de masas del Ifc-Cnr de Pisa – han permitido integrar el conocimiento de la fisiopatología del Nafld e identificar nuevos marcadores no invasivos para implementar estrategias de diagnóstico, prevención y tratamiento de esta enfermedad, que ahora se reconoce como un importante problema de salud pública.