¿Congelar la carne del supermercado? Ten cuidado de no cometer estos errores

Nunca como en las últimas semanas, planificar las compras con cuidado significa evitar el riesgo de ser contagiado por el Covid-19 y al mismo tiempo evitar las colas en el supermercado esperando su turno: la mayor dificultad que todos tenemos para reponer la nevera y la despensa debe llevarnos naturalmente también a reducir al mínimo los residuos, por lo que es importante saber aprovechar al máximo el congelador.

Especialmente con la carne, las precauciones a seguir son muchas para no correr ni siquiera riesgos bastante serios para nuestra salud y luchar con importantes sustancias tóxicas de los alimentos.

Las recomendaciones

Tamika Sims, directora de comunicaciones sobre tecnología alimentaria de la Fundación del Consejo Internacional de Información Alimentaria, dijo a Insider que dejar la carne en bandejas de supermercado o en papel de carnicería antes de ponerla en el congelador no es el modus operandi correcto: este tipo de empaquetado, de hecho, no está diseñado para la conservación a largo plazo, es mejor poner la carne en bolsas de plástico ad hoc y cerrarlas herméticamente para evitar que entre aire.

O, para minimizar el contacto de la carne con el oxígeno, puedes dejarla en la bandeja pero aún así usar una segunda bolsa de plástico en la que insertar el paquete. Es importante, entonces, conocer los tiempos de conservación de los diferentes cortes de carne: un filete, según Sims, puede mantenerse en el congelador durante cuatro meses, mientras que la carne picada cruda debe consumirse dentro de los tres meses siguientes a la congelación.

El pollo picado dura unos nueve meses, uno entero por un año. Sin embargo, la regla de no esperar más de un par de meses sigue siendo válida, de lo contrario existe el riesgo de que la carne, sea cual sea, cambie de sabor.

También puedes leer: Cómo limpiar la lavadora por dentro y evitar malos olores