Salud

3 consejos claves para que el estrés no te haga engordar

Muchas personas asocian el estrés con el hecho de perder peso, pero es importante saber que también puede hacernos engordar. Descubre por qué, y qué puedes hacer para evitar que esto te pase.

Identifica las causas

La mayoría de las personas hemos experimentado en algún momento de nuestras vidas, falta de apetito, o un alto nivel de ansiedad cuando estamos ante una situación de estrés. Esto sucede, principalmente por los cambios hormonales y metabólicos que nuestro cuerpo empieza a experimentar en situaciones de alerta.

Ante esta situación, comenzamos a liberar hormonas como la adrenalina y el cortisol, que nos inducen a hacer frente a la situación, maximizando nuestro deseo de saciedad mediante la comida. No comemos por hambre, sino por la necesidad de hacer algo que nos satisfaga. Esta es la razón por la cual, no solo buscamos comer más de lo debido, sino que, por lo general, la comida chatarra es la que más se ajusta a nuestro deseo de comer.

Por esto, es importante sobre todo identificar en qué instante del día sientes ese deseo insaciable por la comida y qué preocupación estás intentando batallar en ese momento. El problema se debe atender de raíz. Una vez que tengas identificadas las causas y que comiences a trabajar en ellas y en ti, tus hábitos alimenticios deben comenzar a normalizarse.

Ejercítate

Esta es una de las mejores herramientas que podemos utilizar, no solo para liberarnos del estrés, sino para mantenernos activos, saludables, y en el peso que queremos. Todos sabemos de las potentes cualidades de la actividad física para calmar la ansiedad, mejorar nuestro estado de ánimo y llenarnos de energía. Así que, cualquiera que sea tu caso, apela por el ejercicio. Sin duda esto te ayudará.

Busca tiempo para ti

Si amas el cine, escuchar música, leer, caminar, pasear a tu perro, o tienes muy buenos amigos con los que conversar, este es el momento de darte ese tiempo un tiempo. Busca opciones de encontrarte contigo y con las personas que amas, planea reuniones que no necesariamente tengan que llevarte a consumir o abusar de alimentos o alcohol. Dedicar tiempo para ti, para dormir, descansar, y reflexionar sobre los aspectos importantes de tu vida, sin duda te dará la paz necesaria que estás buscando.

¡Quiérete! Y toma hábitos de vida saludables como alimentarte correctamente, y pensar más en ti. No olvides, que si la causa de tu estrés es muy poderosa y sientes que no está todo en tus manos, tienes la opción de buscar ayuda profesional.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.