Belleza

6 consejos para no tener que planchar la ropa limpia

Cuando se piensa en una lavadora, se piensa en kilos de ropa para planchar después. Pero hay una forma sencilla de evitar esta tarea, al menos para algunas prendas, pero todo vale, ¿no?

  1. Mojar la ropa

La ropa se queda arrugada si la dejas demasiado tiempo en la lavadora o en el cesto antes de tenderla. Si no tienes tiempo, basta con rociar la ropa con agua y meterla en la secadora de 5 a 10 minutos. Este método funciona mejor si quieres usar la ropa inmediatamente después (de lo contrario, se arrugará igual de rápido al final del ciclo). Si no tienes una botella de spray a mano, puedes poner un paño húmedo en la secadora.

  1. Doblar justo después

La bloguera Ann-Marie admite que la ropa sucia y todas las tareas que la acompañan la ponen muy nerviosa. Acostumbrada a los malos hábitos con su ropa, un día decidió tomar las riendas y doblar su ropa justo después de la secadora. Los resultados son convincentes ya que la ropa no necesita ser planchada después.

  1. Cubitos de hielo

La técnica de los cubitos de hielo es estupenda para eliminar las arrugas de la ropa. Sólo hay que poner un puñado de cubitos de hielo en la secadora con la ropa. Un ciclo de 5-10 minutos a fuego medio debería ser suficiente.

  1. Colgar las camisas antes de meterlas en la secadora

Para ello, cuelgue las camisas lavadas antes de meterlas en la secadora. De esta manera, se mantienen suaves. Para obtener los mejores resultados, ponga las camisas en la secadora durante 20 minutos si las camisas están apenas húmedas. Con un poco de cuidado (y suerte), no necesitarás plancharlos.

  1. Pelotas de tenis

Esta técnica es excelente porque, además de garantizar que los tejidos, paños de cocina y ropa suelta salgan suaves, la ropa se arruga menos y se seca más rápido cuando se colocan pelotas de tenis dentro de la secadora. Tenga en cuenta que este método funciona mucho mejor cuando la secadora no está llena.

  1. Coloca la ropa aún húmeda

Si tienes algo de tiempo, también puedes sacar la ropa mojada de la secadora y colocarla en una superficie plana hasta que esté completamente seca. Así, la mayoría de las prendas no necesitarán ser planchadas.

¿Qué esperas? Ponga en marcha la máquina, encienda la secadora y compruébelo usted mismo.

También puedes leer: ¿Es posible ahogarse con una pastilla?