LifeStyle

¿Consumes leche de kéfir? conoce sus propiedades y beneficios para tu salud

La leche de kéfir, también conocido como yogur búlgaro, es un producto milenario que progresivamente se ha dado a conocer en diferentes propuestas gastronómicas y en el ámbito comercial. Es un alimento saludable y cremoso de color blanco, que se obtiene por la fermentación de la leche agregándole pequeños gránulos de kéfir, que incluyen una gran diversidad de bacterias y levaduras.

En la producción de este alimento, se da un proceso químico en el cual primero la lactosa se transforma en ácido láctico para luego soltar dióxido de carbono y alcohol en una cantidad muy reducida, esto es lo que produce que sea una bebida ligeramente espumosa.

Pese a su parecido con el yogur, la leche de kéfir maneja un modo de preparación muy diferente, debido a la gran cantidad de levaduras y bacterias que contiene. Gracias a esto, le produce a la flora bacteriana intestinal una poderosa acción reequilibrante, lo cual lo convierte en un alimento que favorece al sistema inmunológico.

Propiedades y beneficios para la salud

El kéfir es una fuente de probióticos que al igual que la leche, ofrece una gran cantidad de proteínas y calcio que, al ser consumida todos los días, puede ayudar a tener una buena digestión, calmando la hinchazón abdominal. Algunos estudios realizados han relacionado el consumo constante de este producto con beneficios para el control del azúcar en la sangre, el colesterol y para la presión arterial.

Es recomendable para combatir el estreñimiento y la diarrea gracias a su efecto regulador. Asimismo, ayuda en el proceso de mejorar enfermedades gastrointestinales como las úlceras, el síndrome del intestino irritable, la enfermedad de Crohn y colitis ulcerosa. Sus beneficios probióticos, son recomendables para después de consumir antibióticos, ya que ayuda contra los efectos contrarios que produce la ingesta de estos medicamentos.

Este producto también resulta beneficioso para la piel, debido a que ayuda en la lucha contra enfermedades cutáneas como el acné, los eccemas y la soriasis.

La leche de kéfir tiene entre sus componentes minerales como calcio, fósforo, magnesio y potasio; vitaminas A, B (como la biotina) y la K, aminoácidos como el triptófano, carbohidratos, proteínas, grasas y ácido fólico. Otra propiedad de este alimento es su aporte de kefiran, que es un tipo de azúcar que tiene funciones defensivas y antimicrobianas.

¿Quiénes y cómo pueden consumir este producto?

Para las personas que no toleran la lactosa, existe una opción que es preparada a partir de agua, es una bebida con las mismas propiedades y beneficios de la leche de kéfir, pero sin la lactosa, siendo también perfecta para los veganos. Los gránulos de kéfir se pueden encontrar en tiendas naturistas, herbolarios y farmacias. Es una bebida que se puede hacer en casa o comprar en tiendas naturistas.

Los especialistas recomiendan que se debe tomar una taza de leche de kéfir al día, pero para llegar a esto se debe ir de forma pausada y así poder generar a nuestro organismo tolerancia a este producto y pueda acostumbrarse.

Recuerde que lo mejor que puede hacer si tiene algún tipo de contraindicación a este producto, es consultar con un médico antes de comenzar a consumirlo.