Coronavirus en pacientes asintomáticos: son altamente contagiosos y deben usar la mascarilla constantemente

Investigaciones publicadas en la revista Thorax muestran que la cantidad de virus de una persona sin síntomas es la misma que la de una persona que si ha presentado complicaciones como fiebre y tos.

En junio del 2020, la Organización Mundial de la Salud afirmó que «Los pacientes asintomáticos era poco contagiosos», este argumento erróneo, dicho durante una conferencia de prensa por la jefa del equipo técnico de Covid-19 en Ginebra, María Van Kerkhove, le dio la vuelta al mundo causando desinformación y confusión entre las personas, tanto así que la propia OMS tuvo que intervenir poco tiempo después para decir que su argumento había sido malinterpretado.

En Italia, el virólogo Andrea Crisanti, concentrado en el impacto de la epidemia de covid-19 en el Véneto, estaba convencido de que se trataba de todo lo contrario: la población del país estaba infectada y se descubrió que casi la mitad de sospechosos eran positivos para el coronavirus, pero casos asintomáticos. Hay que tener en cuenta que durante la primera fase de la epidemia este grupo de personas infectadas fue excluido del conteo de las pruebas en Italia, ya que los hisopos fueron usados solo en aquellos pacientes que si presentaban síntomas. Actualmente, la situación se encuentra al revés y cerca del 80% de los nuevos casos se trata de personas asintomáticas detectadas a través del sistema de rastreo de contactos por medio de una persona que si ha presentado síntomas asociados a la infección.

Se ha demostrado que los pacientes asintomáticos juegan un papel decisivo cuando se trata de controlar el aumento de personas infectadas y el impacto de la pandemia, las investigaciones recientes han buscado dar nuevas y mejores respuestas para encontrar a este tipo de infectados y ayudarles a seguir las medidas de confinamiento hasta que pasen los efectos de la infección, ya que todo parece indicar que la cantidad de virus que se encuentra en la nariz y el pecho de un paciente asintomático con SARS-CoV-2 es exactamente igual a la de una persona infectada con los síntomas clásicos como tos y fiebre.

Dicho de otra forma, las personas asintomáticas son tan contagiosas como las que, si presentan síntomas, por lo que ambos casos afectan de igual manera a la transmisión del virus y al desarrollo de la pandemia.

Esta información fue publicada en un estudio realizado por Joon Seo Lim del Centro Médico Asan en Seúl y publicado en la revista Thorax. Los expertos observaron a 213 personas que fueron colocadas en aislamiento después de dar positivo en la prueba diagnóstica. De las personas de este grupo, seis días después de la primera prueba del hisopo, casi el 20% de los individuos se mantuvieron asintomáticos, el hisopo fue aplicado nuevamente el día 13 de confinamiento y se observó que todos los pacientes positivos, incluso sin presentar síntomas, presentaban una carga viral similar a la de los pacientes con síntomas comunes. Por lo tanto, los autores del estudio señalan que las personas asintomáticas portan el virus sin saber que están pasando por la infección o notar un cambio significativo en su rendimiento diario.

Por este motivo, es importante que todos usen la mascarilla sin importar que no haya presencia de los síntomas comunes, además, los expertos recomiendan hacerse la prueba si se ha estado cerca de personas contagiadas para descartar ser un paciente asintomático.

«Considerando que es poco probable que las personas asintomáticas con Covid-19 sean identificadas por completo y puestas en confinamiento, ellos son un claro factor de riesgo en la transmisión del virus responsable del Covid-19 y la propagación de la pandemia», explican los autores. «Por lo tanto, nuestra investigación busca brindar más apoyo y validez al uso de métodos de protección como mascarillas, aunque no se estén presentando síntomas, y pasar al menos una vez por la prueba de SARS-CoV-2 para descartar que se trate de un caso asintomático, especialmente en zonas de alto riesgo de contagio, como los centros de salud e instalaciones residenciales».