Coronavirus, esta es la mascarilla que se debe usar

Esta es la mascarilla que se debe usar: Lo primero que debemos saber es si necesitamos mascarilla o no. Para hacer un poco de claridad, es necesario considerar los dos objetivos fundamentales de las mascarillas, que son, por una parte, evitar la propagación del virus por quienes ya lo han contraído, por lo tanto, portadores enfermos y sanos (infectados), que lo emiten con las famosas gotitas (protección saliente). Y, por otro lado, evitar que la persona sana sufra la entrada del virus en sus vías respiratorias (es decir, la protección entrante).

Si todos usáramos la mascarilla, se limitaría el contagio del nuevo coronavirus. Pero suponiendo que nos contagiamos, ¿cuál deberíamos usar? La mascarilla quirúrgica, que es impermeable, dicen los expertos. Son recomendables las mascarillas Ffp2 y Ffp3, utilizadas por el personal médico. Son mascarillas de filtro, 90 y 95%, con válvulas de carbón activado.

Mientras que la mascarilla quirúrgica protege a los demás de nuestra saliva, los filtros de la mascarilla nos protegen de lo que hay fuera.

¿Entonces la mascarilla quirúrgica es realmente segura?

Sí, ofrece una protección, pero tiene que usarse correctamente -dice el experto-, tiene que colocarse debajo de la barbilla, atada, y tiene que cubrir la nariz. Debe permanecer firmemente unida a la cara. También hay un refuerzo de metal en la parte posterior de la nariz: si dejas un espacio abierto, las gotas pueden caer y entonces no sirve de nada.

¿Las mascarillas pueden ser reutilizadas?

Lo ideal sería cambiarlas en cada uso.

Por último, el tema de la gente común y corriente sana. En teoría, las máscaras no son buenas para la gente sana. En el caso de la actual epidemia, dado el problema de los portadores sanos no identificados y la gran contagiosidad y gravedad de la infección, las mascarillas quirúrgicas están indicadas de todos modos por dos razones: para protegerse de una posible infección, especialmente si por razones laborales no se pueden respetar las distancias de seguridad social; y para evitar la propagación del virus si se es un portador sano.