Coronavirus: La OMS ha dicho que la desinfección de las calles aumenta los riesgos para la salud

La desinfección de calles es un procedimiento que se ha estado realizando en varios países para prevenir la propagación del virus, pero la Organización Mundial de la Salud no lo recomienda.

La Organización Mundial de la Salud ha manifestado mediante un artículo publicado en su página web que no recomienda la aplicación de desinfectantes en espacios exteriores como calles o mercados y resalta lo peligroso que puede ser para la salud y lo poco eficaz en la lucha contra el coronavirus.

Ese procedimiento, que se practica en China pero también en otros países, «no está indicado para matar el Sars-Cov-2 u otros patógenos porque el desinfectante es inactivado por la suciedad y los desechos presentes en grandes cantidades en esas superficies y no es posible limpiarlos manualmente y eliminar todo el material orgánico».

Además, explica la Oms, “Ni siquiera en ausencia de materias orgánicas, es poco probable que el rociado químico cubra correctamente todas las superficies durante el tiempo de contacto necesario para desactivar a los agentes patógenos”. La Oms señala que “Además, las calles y las veredas no están consideradas reservorios de infección de la COVID-19”, añade que “rociar desinfectante, incluso en el exterior, puede ser peligroso para la salud humana”.

La OMS subraya que «en ningún caso se recomienda rociar a personas con desinfectante», puesto que «el cloro y otros productos químicos tóxicos pueden causar irritación de los ojos y la piel, broncoespasmo causado por la inhalación de esas sustancias, trastornos gastrointestinales como náuseas y vómitos».

Según la organización, un estudio muestra que el rociado dentro de los edificios es ineficaz si no se hace directamente. Recomienda que “si se aplican desinfectantes, conviene hacerlo con un trapo o una toallita con desinfectante”.

También puedes leer: Los beneficios de tomar una copa de vino al día