Coronavirus: se confirma que el riesgo de contagio dentro de los aviones es mínimo

En cuanto a la seguridad de los vuelos, un nuevo estudio llevado a cabo por el departamento de defensa de EE. UU. confirma que el riesgo de contraer el Covid-19 durante un vuelo es mínimo y basta con seguir protocolos simples y ya conocidos.

Mucho se ha dicho de la seguridad y el riesgo de contagio del covid-19 dentro de los aviones. Un nuevo estudio realizado por el departamento de defensa de los Estados Unidos confirma los resultados expuestos por una investigación realizada por la agencia europea de seguridad aérea tiempo atrás, la cual apoya la creencia de que los pasajeros dentro de un avión realmente se enfrentan a un riesgo mínimo de contraer el virus durante el vuelo.

El estudio fue realizado por un equipo que incluía miembros de United Airlines, Boeing, el Centro Médico de la Universidad de Nebraska, el Instituto Nacional de Investigación Estratégica y varias empresas enfocada en la investigación del virus.

El riesgo presente en el aire de los vuelos es igual a la de un quirófano.

Los resultados del estudio muestran que la frecuencia de intercambio del aire, la recirculación a través de los filtros HEPA y la ventilación en los reactores modernos han reducido el riesgo de transmisión de virus por medio del aire en al menos un 99,7%.

NO TE LO PIERDAS!
Suscríbete a nuestro Boletín de Noticias AURANA

Recibe puntualmente todas las noticias e informaciónes relacionadas con Aurana

Invalid email address
Puede darse de baja en cualquier momento.

Los investigadores examinaron el impacto de un pasajero infectado en un avión con otros pasajeros que se sentaron en la misma fila y a los lados de los Boeing 767 y 777. Ambos eran aviones de fuselaje ancho, utilizados frecuentemente para vuelos de larga distancia, en los que se espera que el virus se propague con más facilidad.

Para probar el riesgo de exposición al virus de los pasajeros que están sentados cerca de una persona infectada, los investigadores liberaron gases fluorescentes que revelaran las gotas liberadas durante la exhalación o la tos, para luego analizar el impacto en múltiples zonas de todo el avión. En la prueba, se tomaron más de 11500 mediciones, liberando el gas desde 46 lugares diferentes. Los resultados muestran que la contaminación detectada en la aeronave fue mucho menor que la observada en un área doméstica.

Scott Kirby, director general de United, dice que los aviones son entornos notablemente seguros y que ningún otro espacio cerrado ha demostrado alcanzar el mismo nivel de seguridad. Por lo tanto, invita a las compañías aéreas a realizar la misma prueba para medir el riesgo y a los pasajeros a dejar el sistema de ventilación abierto para que se realice un intercambio de aire adecuado durante todo el vuelo.