Estas 6 cosas le suceden a su cuerpo si decide dejar de comer carbohidratos

Seguir una dieta baja en carbohidratos es una forma rápida de perder peso, sin embargo, puede tener algunos efectos secundarios.

Seguir una dieta baja en carbohidratos es una forma rápida de perder peso. Ahora bien, si bien es cierto que eliminar los carbohidratos puede ayudar a quemar grasa, también tiene una serie de efectos secundarios desagradables.

  1. Mal aliento

Algunas personas pueden notar un sabor extraño en la boca y un cambio en el aliento a los pocos días de empezar una dieta sin carbohidratos. Esto se debe a que cuando el cuerpo no puede obtener energía de los carbohidratos, comienza a descomponer la grasa para producir «combustible» y convierte los ácidos grasos en sustancias químicas naturales llamadas cetonas. Esto puede hacer que su aliento tenga un fuerte olor que algunas personas describen como similar al del quitaesmalte.

  1. Vértigos

Eliminar los carbohidratos por completo es estresante para el cuerpo. Cuando dejamos de comer carbohidratos, el cuerpo ya no puede quemar glucosa para producir energía, y esto suele provocar síntomas similares a los de la abstinencia, como náuseas, dolores de cabeza e irritabilidad.

  1. Calambres musculares

Muchas personas que siguen una dieta sin carbohidratos pueden experimentar contracciones musculares dolorosas. Una reducción drástica de los carbohidratos hace que el cuerpo pierda más electrolitos a través de la orina. Como estos minerales son esenciales para la comunicación celular, pueden provocar espasmos musculares.

  1. Permanecer activo

A medida que su cuerpo se adapta a un nuevo estilo de alimentación que consiste en muy pocos carbohidratos, comienza a quemar grasa para producir energía. Como la grasa es una fuente de combustible más lenta que la glucosa, puede ser más difícil realizar los entrenamientos y otras actividades físicas.

  1. Metabolismo lento

Cuando eliminamos repentinamente los carbohidratos, podemos provocar temporalmente estreñimiento. Los carbohidratos ricos en almidón resistente, como la avena, aceleran el metabolismo, ayudando a perder peso más rápidamente.

  1. No es bueno para el corazón

Según un estudio, las personas que consumen muy pocos carbohidratos corren un mayor riesgo de muerte prematura por enfermedad cardíaca. Los expertos recomiendan evitar las dietas bajas en carbohidratos porque los carbohidratos saludables combaten la inflamación y ayudan a reducir el riesgo de acumulación en los vasos sanguíneos.

También puedes leer: 2 trucos para mantener la ensalada fresca durante más tiempo