Salud

Covid-19: el sobrepeso entre las consecuencias secundarias

El sobrepeso se puede dar por varios factores, desde problemas endocrinos hasta un estilo de vida poco saludable. Pero también existen otros motivos que causan este padecimiento como el nerviosismo y el estrés.  De hecho, un periodo de estrés prolongado puede generar una reducción en el funcionamiento del metabolismo y unas ganas insaciables de comer, a esto se le llama “hambre nerviosa”, es decir, comer a pesar de no tener ganas.

La pandemia de coronavirus nos ha afectado mucho, a tal punto de influir severamente en nuestra en nuestra salud mental, puesto que, se ha generado terror, ansiedad, miedo, estrés y nerviosismo en las vidas de millones de personas, por el temor de perder su trabajo, perder la vida, agravarse en salud y no poder interactuar con sus seres queridos.

Hay personas que se han tomado esto con calma, manteniendo una vida “normal”, ya sea porque tienen a su familia cerca, pueden generar ingresos desde casa o ambas opciones, pero también hay quienes sienten una gran preocupación por el futuro y permanecen completamente alejados de todo y de todos.

Esta consecuencia que trajo el coronavirus, según investigadores, representa una gran amenaza a la salud mental. Estudios realizados comprueban que, alrededor del 18% de las personas han presentado un agravo en su salud mental, generando especialmente depresión y ansiedad.

Efectos en la nutrición durante la pandemia.

Sabemos que el nerviosismo y el estrés causa un incremento en el apetito de las personas. Muchos se han dando cuenta que han aumentado de peso con mucha rapidez, y algunos sienten la necesidad de bajar a esos kilos de más, pero hay otros que aun no se percatan de los cambios que representó el confinamiento para su salud física.

El sobrepeso es algo que no se debe tomar a la ligera, especialmente porque puede ser muy riesgoso si la persona llega a enfermar por Covid-19. Ciertamente, cuando las personas empezaron a alimentarse de forma desordenada, no se tuvo en cuenta las consecuencias que podría generar esto tanto a corto, como a largo plazo.

El estrés también lleva a la necesidad de comer constantemente o saciar antojos que antes no estaban presentes. No olvidemos que el sobrepeso es un gran problema que provoca el incremento de la grasa corporal, principalmente si esa grasa se incorpora en la zona abdominal, puesto que, esto puede comprometer los órganos internos, causando enfermedades del corazón. Hay individuos que no son conscientes del problema, pero cuando la báscula muestra una aumento significativo de peso, empiezan a tomar medidas.

Un buen consejo es poner en marcha una dieta cetogénica. Esta dieta ayuda en los cambios de hábitos alimentarios de forma significativa, puesto que, motiva a la persona a redistribuir los diferentes nutrientes durante las comidas. Obviamente, es importante acercarse a un medio o nutricionista para poder poner en marcha una dieta de este estilo, pero sin duda alguna es muy beneficiosa, ya que provoca la producción de cuerpos cetónicos que funcionan como eliminador de grasas y primera fuente de energía para el cuerpo.

Publicaciones relacionadas