Salud

Covid-19: La OMS advierte que la disminución de las medidas son un desastre para los no vacunados

Los contagios a nivel mundial van en aumento, especialmente el de las variantes más infecciosas, incluida la variante Delta.

Los expertos aseguran que con el aumento de la transmisión mundial de las variantes del Covid-19, incluida la variante Delta, levantar las restricciones demasiado rápido podría ser desastroso para los que aún no se han aplicado ni la primera dosis de la vacuna.

El director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus ha hablado recientemente sobre la situación actual con el Covid-19: «En los países que han tenido mayor acceso a las vacunas, hemos visto un gran descenso de la mortalidad en los grupos de mayor edad. En estos países, las medidas sanitarias y sociales que se han usado durante todo este tiempo para proteger a la población se han comenzado a eliminar, pero deben ser cuidadosamente vigiladas y adaptadas en función de los índices de contagiados y la capacidad de respuesta del sistema de salud».

Muchos países no han podido relajar las medidas de cuidado porque no han podido acceder a la cantidad suficiente de vacunas, por lo que el uso continuo de medidas de salud para suprimir la transmisión ha sido imposible de relajar, hasta el punto de implantar nuevas cuarentenas. Por esta dificultad en el intercambio de dosis, son muchos los países que no se pueden permitir el descanso en todas las medidas de seguridad.

Según e. director general de la OMS: «A nivel mundial, hemos visto muchos signos alentadores en la trayectoria de vacunación. El número de casos recientes de Covid-19 ha disminuido durante 6 semanas y las muertes han disminuido durante las últimas 5. Sin embargo, todavía se ve un panorama mixto en todo el mundo. El número de muertes en la semana pasada aumentó en África, las Américas y el Pacífico Occidental, por lo que se trata de una pandemia de doble vía. Muchos países siguen pasando por una situación peligrosa, mientras que otros con las tasas de vacunación más altas empiezan a poner fin a las restricciones».

¿Qué pasa con los países más pobres?

Según el último informe de la OMS, ya pasados algunos meses desde el inicio de la vacunación, los países con altos ingresos han administrado casi el 44% de las dosis. Sin embargo, los de bajos ingresos solo han podido aplicar el 0,4% sin muchos cambios en los últimos meses. Según la OMS: «Esta distribución desigual de las vacunas ha permitido que el virus siga propagándose y aumentando la probabilidad de que aparezcan más variantes que hagan que las vacunas pierdan efectividad. La desigualdad en los sistemas de vacunación son una amenaza para todas las naciones».

Después Tedros hizo un llamamiento: «Hago un llamado a todos los fabricantes de vacunas para que concedan a la plataforma Covax el acceso equitativo a la vacunación y el derecho de tanteo sobre el nuevo volumen de vacunas que van a producir y distribuir, ya que compartir las vacunas es vital para terminar con la fase más crítica de Covid-19. Pedimos un esfuerzo mundial para vacunar al menos al 10% de la población antes de la llegada de septiembre y al menos al 30% antes de que finalice el año. Para que esto sea posible, se necesitan al menos 250 millones de dosis hasta septiembre».

Tedros finaliza diciendo: «Es cierto que el aumento de la producción de las vacunas no se da de la noche a la mañana, pero cuanto antes se inicie, mayores serán los resultados». En la Asamblea Mundial de la Salud, los países pertenecientes pidieron a la OMS que siga apoyando para que aumenten la producción local. Además, se comprometen a ayudar a identificar los cuellos de botella, aportar soluciones y desarrollar planes para acelerar la distribución».

Publicaciones relacionadas