COVID-19: los anticuerpos que nos protegen solo duran 3 o 4 meses

Un estudio hecho en Islandia sugiere que los anticuerpos del SARS-CoV-2, permanecen al menos cuatro meses después de la infección en la mayoría de las personas.

Como había informado IFLScience.com, la inmunidad y los anticuerpos a la infección de Covid-19 se discuten a menudo, pero todavía hay mucho por investigar sobre el tema. Sin embargo, en algunos estudios anteriores, esta nueva investigación muestra de manera esperanzadora que se puede lograr cierto nivel de inmunidad significativa al Covid-19 en algunos pacientes durante al menos unos cuatro meses. Los resultados de este estudio fueron publicados en el New England Journal of Medicine.

Islandia analizó a cerca del 15% de su población, aprovechando las pruebas diagnósticas, los científicos buscaban la presencia de anticuerpos en las muestras de sangre de más de 30.500 personas en Islandia, los cual sería más del 8% de los islandeses.

Los resultados del estudio encontraron que más del 91% de las 1.797 personas que se habían recuperado del Covid-19 en Islandia dieron positivo en las pruebas para anticuerpos. Además, un subgrupo de 2.000 personas mostró que sus niveles de anticuerpos contra el virus estuvieron estables durante al menos cuatro meses después del diagnóstico y tratamiento inicial, también se pudo ver que los niveles de anticuerpos aumentaron en los dos primeros meses y luego se estabilizaron durante los dos meses siguientes.

Kari Stefansson, autor principal del estudio y director general de Code genetics, mencionó en una nota: “Estamos satisfechos de poder disipar las preocupaciones sobre la permanencia de anticuerpos y la posibilidad de que pueda disminuir a las pocas semanas de la infección.”

En resumen, este estudio da una luz de esperanza para que las personas pueda tranquilizarse después de pasar por la infección, aunque otros investigadores han señalado que esta supuesta inmunidad a una nueva enfermedad puede ser algo inconstante y que puede variar. En primer lugar, la inmunidad no se trata solo de la presencia de anticuerpos, ya que la respuesta inmunológica a un patógeno también se basa en el entrenamiento de células B (el glóbulo blanco que secreta anticuerpos) y células T (las cuales matan directamente las células que han sido infectadas por el invasor).

Otra limitación que ha presentado la investigación es que la sociedad islandesa es homogénea, con una pequeña población de origen étnico y geográfico único, lo cual significa que los resultados de sus pruebas pueden no reflejar la situación de otros países o poblaciones.

Sin embargo, aunque la inmunidad al Covid-19 sigue siendo confusa, este tipo de investigaciones ofrece algunas esperanzas sobre la inmunidad después de la recuperación.