LifeStyle

COVID-19, ¿se contagia o no por el aire? Esta es la última conclusión de los expertos

Tanto el gel hidroalcohólico como los guantes y las mascarillas han sido las medidas de protección personal más recomendadas desde que inicio de la pandemia. Pero ¿Estos métodos son realmente eficaces y ganan la batalla contra el virus? ¿De qué forma nos contagiamos con más frecuencia? Veamos que dicen los expertos actualmente.

Desde que inicio la pandemia se conoce que el coronavirus se transmite en la mayoría de los casos por vía respiratoria, a través de gotitas contaminadas que portan el virus. Estas gotitas pueden ser transportadas por el aire o depositadas en superficies por las que pueden infectar al individuo cuando toca dicha superficie y después su cara.

La transmisión por medio de superficies contaminadas es muy exagerada.

Durante el pasado marzo, la OMS recomendó limpiar con frecuencia las superficies potencialmente contaminadas como mesas, barandales y superficies que estuviesen expuestas al contacto de varios individuos. Pero en julio, revocó estas recomendaciones explicando que «no hay datos específicos sobre los casos de Covid-19 obtenidos tras el contacto con una superficie contaminada por las gotitas de la tos, los estornudos y el habla de una persona contagiada».

En un artículo publicado en The Lancet, Emmanuel Goldman, profesor de microbiología de la Universidad Rutgers de Nueva Jersey, afirma que el riesgo de contaminación por objetos infectados no ha alcanzado cifras significativas o tan siquiera medibles.

El gran número de estudios que han sido publicados hasta la fecha han informado de la persistencia de la vida del virus, con muestras de gran tamaño en diversas superficies lejos de las condiciones reales, lo cual dio resultados muy complicados de aplicar en el día a día de las personas: «Sabemos que el virus puede sobrevivir en las superficies, pero la cuestión es si una persona puede tomarlo con sus manos y luego contaminar sus vías respiratorias. Las pruebas dicen que se necesitaría una gran cantidad de virus para causar una infección», dijo a la CBC Lindsay Marr, experta en contaminación del virus por el aire en la Universidad de Virginia Tech.

Se ha encontrado según muchas pruebas que el coronavirus se transmite principalmente por vía aérea, pero aún no se sabe si es por gotas o por aerosol.

Los aerosoles, señalados como la principal vía de transmisión.

Los últimos estudios determinaron que el Covid-19 se transmite principalmente por vía respiratoria. Sin embargo, se distingue entre la transmisión por gotas grandes, que caen fácilmente al suelo (de ahí que se haya recomendado en todo este tiempo la distancia de seguridad de un metro) y por la proyección de aerosoles muy pequeños (menos de 10 micrómetros), emitidos al hablar o respirar, que se mezclan con el aire del ambiente. Estas finas gotas pueden permanecer suspendidas en el aire durante muchos minutos o incluso horas, de ahí la recomendación del uso de las mascarillas altamente filtrantes, ya que las mascarillas caseras no son del todo óptimas para detener el curso de las partículas más pequeñas y, sobre todo, la ventilación regular de los espacios públicos y cerrados.

Según Antoine Flahault, director del Instituto de Salud Global de la Universidad de Ginebra: «al menos el 70% de la contaminación se produce por medio de los aerosoles». Se basa, en particular, en un estudio publicado recientemente que demuestra que el lavado de manos intensivo solo reduce el riesgo de transmisión de los virus respiratorios en un 15%: «La probabilidad de contaminación por gotas grandes es aún menor, porque se requiere que la persona estornude a menos de un metro de distancia y que su esputo caiga en alguno de los ojos, fosas nasales o la boca», añade Antoine Flahault.

Pero no todos los expertos comparten este punto de vista, ya que algunos científicos afirman que la cantidad de virus en las microgotas del aerosol es insuficiente para ser responsables de un contagio masivo como el que ha causado el coronavirus. Didier Pittet, médico jefe del servicio de prevención y control de infecciones de los hospitales de Ginebra y experto de la OMS, considera que las gotitas y el contacto con las manos siguen siendo las principales fuentes de contaminación y contagio.

De hecho, es relativamente difícil rastrear la forma cómo se infectó un individuo. Por lo tanto, como precaución, se recomienda aplicar cada paso en la prevención para crear una barrera en función de las diferentes situaciones: lavado de manos y gel hidroalcohólico tras la exposición a superficies muy contaminantes (manillas tocadas por muchas personas o transportes públicos, por ejemplo), uso de mascarilla durante una estancia prolongada en lugares cerrados, ventilación de los locales, etc. Lo ideal es que todas estas medidas se adopten conjuntamente para disminuir al mínimo el riesgo de infección.

Publicaciones relacionadas